Escribología

Delirio #4

Hoy desperté pensando en todo,
Soñando con nada,
Divujando palabras con lodo,
Caminando con las ideas atadas.

Desperté tratando de llegar al horizonte,
Con ganas de enterrar lo malo bajo el monte,
Destruir lo que nos atormenta,
atacar el infierno que nos enfrenta.

Quisiera decir tantas palabras,
Quisiera, tanto quisiera,
Contra los políticos de mierda no sentir cólera,
Solo sueño que un día desaparescan las cosas malas.
Construir una Nueva era.

PL

Estándar
Escribología

Lunáticas

Somos parte de la luna, mujeres con ciclo lunar.

Nuestra vida es transición Pasamos de luna llena a encontrarnos en cuarto creciente, otras en cuarto menguante.

Mujeres lunáticas, somos luminosas y resplandecientes.

En nuestro transcurso galáctico nos alineamos con otros seres cósmicos, con el poder de eclipsar.

Nunca nos detenemos, danzamos sin miedo a la gravedad, rompemos hasta la calma del mar.

Así somos, lunáticas.

Estándar
Escribología

Como la primera vez

Un día como hoy tu me besaste con tus labios sabor chocolate, me tomaste de la mano como si el viento me llevase y jamás regresase.
Me abrazaste con tus brazos de hombre y estrechaste mi cuerpo junto al tuyo.


En unos instantes lograste que dejará de existir el mundo, pues desaparecí en tu mirada, y me atrapaste con tu dulce sonrisa.


Lograste quitarme el aliento con tus besos, con tu lengua en mi garganta,
juntos jugamos a contar uno a uno nuestros lunares, somos la luna y el sol, el día y la noche, que eclipsan en un tierno y salvaje amor.


Me viste con tus ojos tristes, y viste en mi esa luz que creí perdida, sentimos nuestros latidos tan cerca y nos dimos cuenta que ambos nos complementamos, con solo vernos, tocarnos, sentirnos, porque el amor es así.


Eramos, somos y seremos la mejor historia que contaremos y recordaremos como la primera vez…

Estándar
Escribología

Ya aprendí

No estás, otra vez, y tu ausencia me enseño a:

Llorar en voz alta, porque soy libre de hacerlo.

Cuidar mi corazón, en singular.

Que el amor de verdad duele, cuando nos rompen.

Me enseñó que decir lo que se quiere no es suficiente y que mi 50 por ciento de intención no vale si en realidad yo tengo el cien.

Ahora sé que las promesas también las rompen quienes dicen amarnos y que el silencio nos hace perder, igual que el ruido.

Que la intención sí vale, pero las acciones cuentan el doble.

Ya aprendí que la palabra “amor” no tiene peso si no se suelta de la humillación y desconfianza.

Estándar
Escribología

La fruta se disfruta

Baila, baila y baila

Sabiendo que va a caer.

Baila, baila y baila

Sabiendo que va a llover.

Acaricia todo lo que puede ver,

Se toca todo lo que puede mover.

Sabe que para saber

Debe empezar por des-aprender.

Sale y corre de prisa,

La flor desea un poco de brisa.

Sueña y vuelve a soñar,

Ella nunca dejará de volar.

Se hace un círculo, se hace un laberinto,

Se hace un brindis con vino tinto.

Se alegra por lo vivido,

Vive y no deja de vivir.

Llora por el olvido,

Siente y no deja de sentir.

Baila un corazón que vuela,

Sueña un alma con y sin pena.

Recuerda el consejo de una abuela,

Se deja libre la melena.

La libertad no es entonces necesaria,

Sabe que no necesita lo que ya tiene.

Se tiene a ella, se tiene completa.

Se sabe mágica, pura y tibia.

Baila, baila y sigue bailando.

Vuela, cae y sigue soñando.

Sueña con lo prohibido,

Vive con el logro obtenido.

Vive con placer,

Sueña con nunca dejar de ser.

Busca eternidad,

Encuentra realidad.

Le gusta lo que ve,

Le emociona lo que no.

Se proclama encantadora.

Vive, sueña, baila,

Vuela, cae y… Se enamora.

Estándar