Escribología

Mi Hígado

Odio los silencios, tienen ese sabor hijo de puta que te deja chinita la piel,
Ellos son los culpables de un beso que se quedó en pausa y una caricia que nunca llegó a su destino.
Odio los silencios, porque de ellos sólo he entendido que ya no hay futuro.
Malditos silencios que se quedan con el tiempo que era tuyo y mío.
Me engañe, te engañaste todo era mentira, quizás algún día te des cuenta que te escogí, nos encogimos para comernos vivos, sin pesares y sin pesos de conciencia.
Ahora en mi sólo retumba la palabra “te quiero” llena de tanta falsedad.

Adiós y gracias por ser inspiración de invierno y evaporar el deseo de amor de este agosto, que quema como el frío y arde como el fuego.

Ojalá que te vaya bonito…

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s