Escribología

¿8 de marzo?

Esta es la situación:

Me felicitás porque según vos y tu deber moral es lo correcto, porque todos lo hacen, simplemente porque hoy toca hacerlo o de plano porque es un día en la historia.

Pero ahora te pregunto:

¿Te recordás de la vez que hablaste mal de tu ex porque no quiso coger con vos o  cuando confundiste independencia con liberalismo e integridad?

¿Ya pensaste en cada vez que llamás a alguien hijo de “puta” sin saber lo que conlleva tener ovarios bien puestos para parir a un ser humano y ser madre?

¿Tenés presente a esa compañera de clases que se manchó por su periodo menstrual y te burlaste de ella?

¿Cuántas veces te has ofendido porque tu novia te pide que le comprés toallas o protectores sanitarios?

¿Has sentido el descaro de faltarle el  respeto a la patoja que mirás en la calle con minifalda o escote?

¿Reconocés que estereotipás a una mujer por cómo te besa o cómo se comporta en su primera cita?

¿Aceptás que una vez le dijiste “pareces  mujer” a tu cuate que no pudo cumplir un reto?

No pretendás que ser dama es fácil, es más, yo elijo si serlo o no; así como elijo con quién desnudarme o no, con quién simplemente coquetear o con quién voy a compartir mis ganas y mi tiempo.

No me tachés de mala mujer por no apegarme al protocolo de conducta social que “debo” tener, por no tener un vocabulario cortés o adecuado para mí, por no “darme mi lugar”, por no sentarme bien, por tener el pelo corto, por pagarme lo que quiero, por no vestirme a la moda, por dedicarme a lo que vos hacés, por tener tanto placer sexual como vos, por  fumar, por demostrar que soy tan fuerte y capaz como vos, por ser mejor que vos en un deporte, por no maquillarme siempre, por no usar comportamientos adecuados, por no callar cuando te conviene o por poner a cada sujeto en su lugar

NO concibo la idea de ser mujer  sin sentir,  sin besar, sin enamorar, sin crecer, sin aprender, sin enseñar,  sin soñar, sin hacerte volar, sin dejarte algo de mí, sin realmente vivir…  sin AMAR.

Te gustan las mujeres libres, tenaces, soñadoras, amantes, seguras, independientes, inteligentes, humildes, sencillas, vírgenes, sumisas, educadas y de buen linaje porque sabés que necesitás tener a una mujer así a tu lado para hacerte sentir lo que probablemente nunca llegará a ser, ¡ah!  Pero si una de nosotras junta al menos tres de estas características y de pronto no saben qué hacer con nosotras. Al final del día le agradezco al universo y a la vida por mi esencia de mujer porque por mucho que digás, hagás o pensés vos no tenés una.

Dejá que mis labios te endulcen, que mis palabras te convenzan, que mis ojos te enamoren, que mis manos te conozcan, que mi olor te embriague, que mis nalgas te entretengan, que mi pelo te seduzca, que mi inteligencia te atraiga, que mi plenitud te de paz..

Dejá que mi risa te complazca…

Dejáme ser poesía,

Dejáme ser musa,

Dejáme  ser libre,

Dejáme ser arte,

Dejáme ser delirio,

Dejáme ser yo misma, porque ya lo estoy siendo…

 

¡Dejáme ser la mujer de mi vida no me exijas ser la mujer de tu vida!

 

¡DEJÁME SER MÁS CABRONA QUE BONITA!

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s