Escribología

Ella…

Ella estaba tan llena de vida,
que me contagiaba las ganas de vivir,

era esa clase de mujer que rompía con los paradigmas,

ella no era tornado era la más bella calma,

ella no era movimiento siempre fue equilibrio,

ella era sobrenatural, fue magia

traía un hermoso infierno en los ojos y aún así sus labios sabían a cielo

entonces decidí que…

Quería arder junto a ella el resto de mis días.

Estándar
Escribología

Historias diferentes…

Historia del este…

Que sabés quién es…

asi  y ¿cómo? …

ceja izquierda arriba > ¿?

camanance derecho reluciente > ¿?

mirada fija al horizonte >¿?

son líneas obscuras plagados de sarcasmo…

con miradas furtivas…

escuchas alertas.

 

Historia del oeste…

-Al rato se para,

se siente,

camina

y corre,

-Pero y al rato

los miedos detienen los minutos,

el desconocimiento eleva la furia,

los ojos se limpian vidriosos,

y las manos solicitan explotar.

Por ahí descucbrí que:

Te quiero para leer,

más que mis letras, a mi.

Te quiero para hablar,

más que con otros, conmigo.

Te deseo,

más que para el rato, para la vida.

 

Historia del norte…

No importa si sabes,

ven, sentate… y charlemos…

ven recostate en mi hombro…

platiquemos  del pasado…

discutamos el futuro…

conoceme si querés…

pero te vas a ir si lo lográs…

con la mirada furtiva

y la humanidad camaleónica…

lo menos que podrás hacer es llegar,

llegar a donde querés, conmigo.

Pero ven te invito a que abras la puerta,

tal vez te llevés una sorpresa,

no categoricés….

solo abrila.

 

Historia del sur

Decime un te amo,

si querés y lo publicás también,

(¡vamos!, te reto…)

que todos lo lean,

pero que nadie se de cuenta,

es uno de eso te amo,

que no lo dicen,

que no parecen,

pero que vos y yo conocemos…

inventátelo…

creemos nuestro propios códigos,

con sentencias ardientes

y fotos cachondas…

con besos húmedos,

y abrazos caprichosos.

 

Decime un te amo,

que no diga te amo…

pero que exprese ese …

estúpido y cínico bienestar,

que vos y yo decidimos compartir.

 

 

 

 

Estándar
Escribología

Humana…

Con un corazón que bombea sangre,

y no hielo.

con un cuerpo que se hiere y sangra,

porque nos soy de metal.

con una boca que degusta el placer de besar,

porque no es una escultura.

Humana…

porque mi corazón siente lo que mi mente piensa,

porque me doy el gusto de llorar y me quiebro,

porque me escondo del mundo,  cuando descanso,

porque es delicioso vivir y disfrutarse la vida.

Humana…

no siento vergüenza de sentirme sola en días de lluvia,

no me siento menos que nadie,

puedo equivocarme una, dos, tres o más veces…

a eso le llamo experiencia.

Humana…

porque tengo derecho a ser imperfecta,

pero eso no significa que deje de construirme todos los días.

porque soy un ser de luz como cualquier otro,

P.D.

Y si un hombre me pregunta si pienso lo mismo de él,

le diré lo mismo… Humano

Estándar
Escribología

Intermitente

En serio que escupo, y me confundo, en serio que me engañan las perras ideas porque a veces son lúgubres y a veces brillantes. Es como un vuelo constante, en donde a veces te miro y a veces no.

Esto es así ahora, todo es a veces y en ocasiones; me tiene harto que se confundan las pasiones que me encandilan en la tonada de nuestros párrafos y los escribimos juntos siempre pero hoy andan deambulando en sí mismos buscando una voz, pero con diferente ruido y de otro puño y letra.

A mí siempre te me inyectaste en los sentidos y en las puntas de los dedos que eran como pistilos, y seguían tu néctar sin voluntad propia, Ahora todo pinta a juego de peligro y a sonidos desconocidos. Habrá que ver, sin prisa el amanecer, habrá que escuchar la música, con o sin alguien que flote a la par.

 

Estándar
Escribología

Sueño.

-Mirame, ahora que te lo digo!-

-Para qué?-

-Para que sepas que no te miento-

-Porque debería de creerte?-

-Porque es importante para mi, que me veas te digo!-

-Esta bien-

-Durante este tiempo no fui capaz de decírtelo, porque tenia miedo, porque siempre lo he tenido, porque no quería perderte, mentí lo sé, mentí sobre lo que sentía, pero ahora lo sabes-

-Habla por favor-

-Que quieres que te diga-

-Lo que sientes! Quiero que me saques esta duda que me mata con cada segundo que pasa sin conocer tu respuesta-

-Por favor, di algo-

(Él levanta la mirada y ve fijamente a la luna)
-Recuerdas cuando tirados en el pasto te dije que aún no encontraba a quien amar?-

-Sí, lo recuerdo, pero eso que…-

(Él mira fijamente el rostro de la chica haciendo que esta se detenga)
-Ese día te mentí, ya había encontrado a quien amar-

-Y mentiste, para que? Para ilusionarme-

-Lo hice porque yo también tuve miedo, miedo que al decirte a quien amaba, saldrías corriendo y jamás volverías a hablarme-

-Osea que la conozco-

-Perfectamente-

-Es ella verdad, pudiste elegir a otra no crees-

-No quise elegir a otra, pude hacerlo poro solo tu has logrado eso-

(Ella se queda con las palabras en la boca, medita por unos segundos, él se acerca sutilmente a ella, su mano derecha pasa por la cintura de la chica y su mano izquierda acaricia la Mejía de ella, besa sus labios lentamente)

Ella despierta.

Su sueño se cumplió, al lado de ella estaba él, aún lo caracterizaban sus cabellos castaños, pareciera que el tiempo no había pasado, desde que aquella noche en que llovía, esa misma noche en el que ella dejo el miedo atrás y sin titubear manifestó su amor.

Estándar
Escribología

Lloro porque se vale llorar

Y hoy lloro, por todo lo que no me permitieron hacer…

Lloro por lo que no pude compartir contigo…

Lloro por los momentos que no estuvo ahí para tí…

Lloro por las veces que no pude decirte cuánto te amo…

Lloro por la tristeza que siento a ver fotos de momentos felices sin que yo aparezca en ellos…

Lloro porque el tiempo me impide compartir más contigo…

Lloro porque en la vida nada es perfecto…

Lloro porque hay personas por las que llorar…

Y lloro porque se vale llorar.

Estándar
Escribología

Llueve!

Fue en ese jardín donde la conocí,

Bajo la constante lluvia de aquellos días, allí estaba sentada,

No me atrajo su belleza, la verdad no sé que me atrajo de ella,

Lo único que sé es que desde que hablo algo cambio en mi.

Estaba decidido, le confesaría mi amor y lo hice,

Le dije que estaba enamorado de ella,

Pero ella calló por un instante y luego desvío mi declaración,

Supe que ella no me amaba cuando dijo

Que pronto partiría.

 

Debo irme- anuncié,

Tome mis cosas y Salí de su apartamento,

O Dios tanto deseaba que me detuviera,

Tanto deseaba escuchar su dulce vos

Pidiéndome que me detenga,

Pero lo único que escuche fue el sonido de la lluvia.

 

Baje las escaleras y en uno de los tantos pisos me detuve,

El paisaje era deprimente ahora,

La lluvia dejó de tener el mismo significado,

Voltee y allí estaba parada ella.

 

No podía más, grite, grite como jamás lo había hecho,

Mentí, dije que la odiaba, pero estaba herido,

Mientras gritaba ella se lanzo a mis brazos.

 

Estándar