Escribología

Diálogos

Me pare frente a él, le permití me dijera uno a uno mis defectos,

fue la primera vez que sentí autocompasión de mí…

lo vi, él me vio de pies a cabeza sin decir una palabra

me sentí  totalmente devastada.

 

Un día me reí en frente suyo,

comenzó a hacer lo de siempre, esta vez arremetió contra mi soltería,

mencionó mi soledad y mi falta de carácter.

solo le dije, ya sé que soy un dolor de cabeza y ¿que con eso?

 

Me paré frente a él, y sin censura mencionó mis imperfecciones

sentí como mi cuerpo se lleno de franqueza…

lo vi a los ojos, me sentí  infortunada…

cada que me veía sus ojos me acusaban…

fueron 1460 noches de frente y 1460 mañanas,

me sentí sola…

las verdades flotaban en el aire…  él nunca me mintió.

 

Esa mañana me paré frente suyo y lo vi llorar,

le dije que se calmara que todo iba a estar bien,

le prometí que no dejaría que le sucediera nada…

lo calmé…

 

Me levante… lo vi como siempre a los ojos,

el  hoy estaba molesto, y yo feliz…

típico de mis mañanas nunca le niego nada a nadie…

Soy feliz…

 

Se dirigió a mi como,  peleonera, brincona, berrinchuda…

eres una mujer llena de imperfecciones.

mi respuesta con una sonrisa en los labios fue…

Sí… y ¡qué!

 

Olvide mencionarles que mi diálogo fue con ese de allá…

sí ese de allá, el espejo frente a mi cama…

con él que lloramos y celebramos cada 26 de mayo…

juntos, después toca que despertar, con sol o lluvia todas las mañanas.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s