Escribología

Veintisiete…

Círculos obtusos de experiencias triangulares…
Reflexivas. Pensadas. Sentidas.
 
Las palabras rebeldes,
el conocimiento obtenido,
los argumentos validados,
 
las lágrimas burladas y tragadas,
el espacio en la garganta que corta la voz,
el orgullo que boto paredes y siguió adelante, 
 
la fe indescriptible en la humanidad, 
la poca sabiduría práctica-leída,
la música que conjuga el tiempo y el espacio,
 
la ansiedad somatizada,
el temblor físico, 
los tic de la aguja corta,
los tac de la aguja torcida,
 
los años buenos…
y los años malos…
 
la pérdida en caucho negro constante,
la percepción cateléjica de luces ilustres, 
la exclamación de un cambio de dirección,
el sueño de una mejor sociedad,
 
el corazón palpitante y escondido, 
la imaginación de noches largas y turbias, 
la excusa de coincidir en esta vida,
la lectura semiotizada del ambiente, 
 
la necesidad de la vida fluida, 
la tecnología con músculos y órganos,
el asombro de la actividad consecuente,  
 
los dedos duros de palabras locas,
el aprendizaje del contexto conocido, 
el gesto del devenir desconocido, 
el vocablo de conceptos acuciosos,
la finita paciencia personificada,
 
las noches largas…
y los días cortos… 
 
la mirada fija en el presente, 
la conciencia reflexiva del pasado, 
el yunque combativo del futuro, 
 
el alma en pena pecadora, 
el espíritu inquebrantable del coyote, 
el ser unido con el universo, 
 
el agua de los días de lluvia, 
el fuego de los volcanes activos, 
la tierra del bosque nublad, 
el aire de los pulmones conflictivos, 
 
la lucha de los opuestos compartidos, 
la mente abierta del caos supremo,
la guerra del ser interior,
las sonidos dormidos…
los sintagmas gritados…
 
el placer de la familia reunida, 
el lado romántico dormido, 
la cascara de piedra a la intemperie,
 
el irrefrenable insolente,
la búsqueda incesante del conocimiento, 
el equilibro de los astros intrínseco,
 
la niñez traviesa,
el murciélago frente a la televisión,
el corredor al baño, 
 
el payaso de muecas escandalosas, 
el animal de ojos fijados,
las yemas de intimidades secretas,
el bailarín del balde mojado…
los amores sociales,
y los odios políticos…
la esperanza de un nuevo día…
 
los soles escondidos,
y las lunas titilantes.
Estándar

4 comentarios en “Veintisiete…

  1. Say dijo:

    el agua de los días de lluvia,…..el fuego de los volcanes activos…..los soles escondidos…….y las lunas titilantes… a eso le llamo yo renacer, renovarse, reinventarse pero con una sensible pizca de alegría, por disfrutar lo vivido y lo que ha de venir.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s