Escribología

La segunda línea

Luces medias, lluvia y motores,
gatos en las calles, el cadejo comía en las estrellas,
en la pared, techos y roperos de madera,
de los relatos de los ancestros precolombinos
o colombinos como los bombones y dulces,
sentimientos fortuitos, astringentes y divagantes,
en la zona 1 bajo la luna y en pie de semáforo,
alertan las nocturnas vidas de especies de aves, peces y razas de perros,
entretejen las humanidades antiguas
🙂
y viejas carreteras empolvadas de historias
verídicas, fatídicas, utópicas…
encadenadas de pies, manos, huesos sobre las tumbas
consonantes, disolventes y asfixiantes
de día y de noche.
Estándar
Escribología

360°

Algunas veladas atrás, demasiadas veladas atrás, creía que un giro de 360° a mi vida lo cambiaría todo, busqué como loco hasta donde la razón me lo permitió y al dar ese giro, me di cuenta que los 360° solo te dejan en el lugar donde empezaste, un giro completo.
La vida continuó tan cambiante como lo acostumbrado… Cambian los días, los colores de las nubes, el brillar de las estrellas, cambian las personas, todo cambia… Yo cambio.
Hasta que en una mañana al despertar, mi primer pensamiento fue distinto, ya no pensé en que iba hacer en el día, pensé en cambio en como le iba a ir a ella en su día…
Sin buscarlo, sin pensarlo y sin lucharlo mi mundo ya están 180° al revés, los placeres de la vida llegan solos, diría mi abuela.
Trate de encontrar la respuesta a ese cambio y al final de cada sendero, la respuesta eras tu y tus bellos ojos…Un antes y un después has marcado, un choqué de universos que derraman estrellas, el casual encuentro más bello de mi memoria… Tu.

Estándar
Escribología

Cuatro paredes

Paso día y noche escribiendo cosas tontas en una absurda libreta, imaginando miles de escenarios a tu lado.

Mi universo se encierra en cuatro paredes con una tenue luz, un bolígrafo mordido por la decepción y cientos de cartas sin entregar y aún sin destino.

Pensar, pensarte, pensar en no pensarte; desubicarme, encontrarme y volver a perderme.

¿Qué hago aquí? Me pregunto.

Dejo de vivir por un instante y viajo al origen de nuestro mundo de dos, sin esperarlo, la realidad pega fuerte y sin avisar y en un soplido de mil huracanes… regreso a esas cuatro paredes.

No es tan malo estar solo, lo malo es no querer estarlo… Pero nadie me obligó a quererte, nadie te obliga a que me quieras. Pero por si me necesitas, ya sabes donde encontrarme, en medio de las cuatro paredes de un destino inconcluso.

Estándar
Escribología

Hazme sentir

No te imaginas cuanto tiempo te esperé, no te imaginas cuánto me has dolido…

Quisiera poder sentir…

Hazme sentir…

Hazme verme con tus ojos para saber si te importo, hazme sentirme querido por una sola vez, hazme sentir que le das color a esta gris realidad, hazme ver que ahí estás para mi y que yo estoy para ti, hazme sentir uno de esos amores únicos, hazme sentir que tenemos un futuro, hazme sentir un abrazo profundo, no negado, hazme sentir que lo quieras… Ven complicarme la puta existencia.

Mata esa distancia, ven y hazme sentir mil emociones…

Estándar
Escribología

¿Hasta cuándo?

Quisiera estar en la intemperie, afuera;

donde mis lágrimas se mezclen con la lluvia.

 

Que mi mente, sea inundada de tus recuerdos,

que esta tormenta que siento por dentro

venga, y se la lleve el viento.

 

¿Hasta cuándo he de sufrir

cada que, te veo partir?

¿Hasta cuándo he de morir

cada que, no estas junto a mí?

 

¿Hasta cuándo he de esperar?

¿Hasta cuándo he de sufrir?

¿Hasta cuándo he de llorar?

¿Hasta cuándo he de amar?

 

Me pregunto hasta cuando…

Pero, eso… solo lo sabes tú.

 

 

  • arHvel-.
Estándar