Escribología

En un atardecer

Hace poco me pare frente al mar y me detuve a leer la siguiente carta, estaba por presenciar una puesta de sol, me dije lo siguiente:

Tu no quieres terminar de leer esta carta, de verdad no quieres. Tampoco es que tenga fecha de caducidad, sea cual fuera la época en que la leas seguirá vigente, y comencé a leerla, así comienza;

Te ame mucho ¡es cierto!, hoy puedo decir que te quiero, ya no te amo, te quiero como se le quiere a un amigo, no me gustaría te pasara nada malo, me costó mucho trabajo perdóname por lo que hice mal contigo, soy sincera tus deslices fueron lo de menos, lo que más me costó perdonarte fue que no estuvieras aquí, sí, aquí a mi lado cuando mi vida se derrumbó, y tuve que recoger los escombros, yo sola…

Te agradezco por haber marcado mi vida… aprendí lo más bonito del amor contigo…  los mimos, los apapachos, los cuidados, el apoyo emocional y por sobre todo el amor correspondido, (suspiro) puedo recordar todo lo que viví contigo y lo agradezco. Tu vida y mi vida hoy siguen rumbos diferentes, tú encontraste el amor… yo aún sigo en ese camino…

Estoy saliendo con alguien, puedo decirte que esta persona está completamente loca, (sonrisas) para ser sincera me costó volver a sentir amor, pero creo que estoy enamorada…  ahora paso mis noches hablando con esta persona, creo que ese es el primer paso para llegar a amar nuevamente como lo hice contigo, aunque he de confesarte que este amor me enseño a perdonar, me enseño a amar pero sobre todo me construye todos los días, sí salgo conmigo misma… ¿Por qué te ríes?  Si no me amo yo no podre amar a nadie como a mí misma.

Quizás ese fue mi gran problema contigo, no me amaba lo suficiente, como para amarte a ti, y ese fue el error más grande, ya te lo he dicho no me enseñaron a amar, aprendí a lo empírico y pues no tuve un muy buen ejemplo.  Gracias por estar pendiente de mí, despreocúpate de mi vida amorosa, todo seguirá su curso como es normal.

Para mí siempre es un gusto saludarte y dedicarte unas letras, ya sabes que cada vez que extraño la presencia de alguien a quien quiero le envió luz a su vida. ¿Qué como esta mi corazón?, que te diré… ha tenido visitantes; pero nadie ha decidido quedarse, así que tampoco obligo a nadie a quedarse.  ¿Qué tal de aventuras? Muchas, he tenido viajes, experimentado cosas diferentes y conocido personas… hablas de aventuras amorosas… puedo decirte que me he dado el permiso.

Mi vida no ha llegado aún a tener equilibrio, me costó desapegarme y aceptar el cambio, ya puedo hablar de esto sin que las lágrimas comiencen a caer. Hoy pienso que quizás uno de estos días volveré a perder el equilibrio, sé que lo haré, pero qué más da si también es por amor. (suspiros)

Te agradezco enormemente por abrir mis ojos de la manera que lo hiciste… Luz y amor para tu vida.

Te advertí que no querías terminar de leerla.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s