Escribología

Adiós noviembre

¿Y a qué sabe el adiós? Parece que a tantas cosas y tan difícil de comparar… Entre tanto se llega tu fin y yo entre mi locura y arrebato decido decirte adiós… con la pena que ya no me leas mañana porque ya no serás…

Medicina para el alma, cura para los ruidos mentales y aliciente para mis dedos… ¡Oh! regalo tan grande es la música.

Continúo entonces, tratando de escribir, menos con la mente y más con la pasión, porque cansado estoy de buscar la aprobación y la belleza tan trivial… si lo crudo y vivo, latiente y mal oliente suele ser lo más honesto y sincero.

Poco acostumbrados a la verdad y perdidos en la mentira, me veo otra vez en el vicio de pensar… estúpido manojo de masa encefálica que se interpone entre las letras y el corazón.

¿Listo para decir adiós? Con una de esas canciones dignas de hacer vibrar el ambiente haciendo bailar los átomos que me rodean, con movimientos que recuerdan a la señora Cruz y la vida es un carnaval.

Entonces se llega la hora… con la melodía de fondo que toca ese algo que nos pone nostálgicos, que nos hace imaginarnos en un viaje a la playa, con el viento acariciando nuestro rostro, dejándote atrás…

Me subí a la montaña de emociones entonces decidido… si, decidido a guardarte en la memoria, a dejarte en letras… como lo he hecho con las demás… sí, las demás memorias.

Con un sabor a jazz y un poco de trova entonces sigo dejando que te escribas sola… para verte luego tal vez con vergüenza, con orgullo, con alegría o simplemente como otras que he escrito.

No, nunca estaré listo para decir adiós, porque eso no se aprende, se acepta, se decide, porque así son todas las cosas… pasajeras.

Adiós entonces, con tu frío, con tu viento, con tu otoño, con tus libros de la buena memoria, hasta siempre… tú con tus cielos rojizos y nubes de postales al estilo vintage… hasta siempre bello Noviembre.

Estándar
Escribología

E R E S

Eres preciosa, y no lo sabes

Eres hermosa, y no lo aceptas

Eres maravillosa, y no lo crees

 

Sin duda eres esa mujer de la que muchos escriben, la que muchos sueñan, incluso la que muchos inventan. Eres esa mujer que inspira las más grandiosas historias, las más increíbles aventuras y las pasiones más profundas. Eres esa mujer ideal de la que todos hablan, la que todos describen y la que muchos, solo imaginan.

La mujer que inspiro a Márquez o Medrano,  la Gioconda de Da Vinci o la rosa del Principito o simplemente la que me inspiro a escribir sobre tu inefable amor. De todos los que encuentran en una mujer inspiración, seguro estoy que hablan sobre ti mi amor. No por que hayas estado en todos lados y desde hace tiempo, al menos no físicamente; pero tu esencia se fue gestando desde la creación del universo, durante mucho tiempo fue creciendo y evolucionando, fuiste parte de lo que hoy te vuelve a hacer; del amor. Del amor que todos anhelan y contemplan, de ese amor que muchos sueñan, inventan o creen imposible.  De ese amor que plasmaron en música y poesía,  en un lienzo o en una fotografía.

 

Eres aire

Eres luna y

Eres un girasol

Eres inefable

Eres quién me lee con amor

 

Eres el anhelo de mis mañanas y el deseo de mis noches. Eres la mujer de la que hablan desde hace tiempo, la que las madres les desean a sus hijos, o la que un buen escritor desea en su obra. Valiente, fuerte, delicada y sencilla; hermosa y natural, de sentimientos profundos y temperamental, desquiciada e intelectual; buena amante y amorosa de atar, una mezcla perfecta para la más increíble y excitante historia.

Hay mucha poesía a tu alrededor, son muchos los autores que escriben pensando en alguien como tú mí amor. Hay cuentos, historias, personajes y leyendas, hay novelas, películas y poemas. Hay muchas palabras nuevas, sentimientos nuevos, sonrisas diferentes y miradas que quebrantan; hay lágrimas de amor. Hay miradas que gritan te necesito y besos que dicen te amo, hay abrazos que dan vida y hay sonrisas que llenan el corazón.  Hay suspiros que dicen te extraño, sueños que dicen que te deseo y hay versos cuando te pienso.

 

 

Eres mí para siempre

Eres el amor de mi vida

Eres lo que siempre soñé

Eres el amor de Dios en mi vida

Eres todo esto y miles de cosas más.

 

 

-arHvel-.

Estándar
Escribología

Hoy…

Si entre tantas cosas…

Yo hoy pudiera confesarle todo lo que le hace sentir a este corazón…

La manera en que enciende mis sentidos al besarme con ternura, 

Sus besos me saben calma y tempestad,
la forma en que eriza mi piel con el rose de sus manos, 

Me encanta que me vea como si fuera lo más hermoso que ha visto,
y quizá en otras palabras quiera ser lo más delicioso que haya probado,

el como me toma salvajemente entre sus brazos y yo caigo rendida,

Me gustan sus ataques de ternura y desenfreno…  

Y sobre todo quisiera decirle que me encanta en todos los malditos sentidos de mi vida, 

Usted no es solo físico,

 es mental, 

sentimental pero sobre todo…

usted debe saber que me mueve al alma, 

me alegra el corazón… 

Y si no se lo he dicho hoy…

Lo quiero como a nadie más… 

Estándar
Escribología

Regresar a las letras…

Y hace un tiempo decidí alejarme de este mundo, decidí alejarme de las letras, de los versos, de los puntos suspensivos…
La presión de mi ser por volver a los escritos ganó esta vez… Y solo calmó su sed al escribirte a ti nuevamente…
A ti que de seguro en algún momento vas a leer esto, a ti que vuelas por mi mente, por mis sueños y por mis ganas de querer… A ti con quien vuelo en las constelaciones, a ti con quien deseo compartir…
A ti que me has enamorado y aún con el tiempo el sentimiento sigue ahí, a ti… No sé como te describiría…
Bella mujer que llena mi ser.

Estándar
Escribología

Título mediocre…

No vale la pena…
título mediocre…
para palabras trilladas…
gastadas, y malparidas…

Dejé tirado el corazón…

Por ahí, en algún lugar…
en aquel tiempo perdido…
con aquella exánime persona…
y la sombra de mi ser…

Luego de una plática vacía…
…de un orgasmo teatralizado…
…de una compañía tripartita…
…de llorar al fondo, en la banca espectral…

Entre burlas, secretos y verdades a medias…
…entre álgidas discusiones,
donde la fe moría de a pocos…
…entre calles, restaurantes y paredes…
donde la gente vivía…

En el tétrico lugar…
…que recuerdo con desdén…
con trágico humor…
y compañías sepulcrales…

Como muerte premeditada…
de esos juegos de tablero…
donde los dados mandan…
la casualidad y la eventualidad…
coincidir en la existencia…
coincidir en el deceso…

Entre emoticonos y puntos suspensivos…
entre respuestas directas…
…silencios lingüísticos…
…comida, caca y colchas…
…cuerpos y revoluciones…
…tiempos…

Entre lamentos y regocijos…
acongojado en una orilla del planeta…
trepidaba en el calor…
sosegaba en el glacial…

Entre sonrisas,
tomadas de mano…
abrazos “sinceros”…
y falsos te amo…

Y…

A veces lo conectaba…
tenía oxígeno para un tiempo…
Lo recogía de pocos….
Le ponía cerebro….
Renacía, confiaba…
Intentaba…

Pero…

Las conexiones nerviosas fallaban…
el ser invisible que te cuida…
…se tapaba la boca…
las dendritas se suicidaban…

Ocurría de nuevo…

El círculo se repetía…
…se repetía…
…se repetía…
…se repetía…
…se repe ——————————–…

Volvió a suceder…

A pesar de que volvía a suceder…
El huésped vivió para contarlo.

Estándar