Escribología

Una mirada basto.

Me di cuenta que no podía tocarte,
la distancia no era la única culpable,
el tiempo también nos alejaba.
Me di cuenta que no conocía tu rostro,
pero supe de inmediato que sabía todo de ti,
yo viví en ti, tu viviste en mi.
Fue casi imposible encontrarte,
trate por todos los medios no olvidarte,

dijimos que al vernos sabríamos quienes eramos.

Una mirada basto…

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s