Escribología

Tristemente feliz

Letras en honor a un 15 de Septiembre de 2015…

El tiempo es tan relativo. Pasa tan lento y tan rápido dependiendo de situaciones, estados de ánimo, personas, lugares.

Hoy hace un año decidimos dejarnos llevar por ese sentimiento que empezó a surgir entre nosotros día a día, que fue creciendo tan rápido. Recuerdo perfectamente el día, la ropa, los nervios, los besos, las caricias, las lágrimas, lo recuerdo todo como si hubiese sido ayer…

Un año, otra vez el tiempo… que para algunos puede ser mucho, para otros poco y para nosotros la eternidad que llevaremos guardada en nuestra memoria toda la vida.

Un año de un ir y venir que podría volver loco a cualquiera. Queriendo hacer que cada minuto dure tres horas cuando estamos juntos y que cada hora pase en un segundo cuando la distancia y la realidad nos acosan.

Quisiera… entre tantas cosas quisiera que esa eternidad que nosotros inventamos realmente pudiera durarnos toda la vida. Quisiera poder tenerte y no tener que inventarte, no tener que solo soñarte, no tener que resignarme a que no hay eternidad más allá de lo que ya vivimos, de lo que ya recordamos, de lo que ya amamos.

En estos 365 días han pasado infinidad de cosas. Hemos reído, llorado, nos hemos enojado, hemos peleado, hemos comido, hemos hablado, hemos dejado de hablar, hemos bailado, cantado, dormido, manejado, estudiado… y a pesar de estar tan ocupados haciendo de todo un poco, no ha habido segundo en el que haya dejado de amarte.

Hoy, en el día 365 ya no estas más. Y te extraño, te extraño yo, te extrañan mis ojos, mis manos, mis labios, mi piel, mis pies, mis lunares, mi sonrisa, mi vida… hoy recordando ese primer día en el que nos entregamos completamente el uno al otro, vienen a mi mente recuerdos de todas las otras veces en las que también lo hicimos, que aunque si tratamos de contarlas nunca van a ser suficientes.

Hoy recuerdo con todo el amor y el dolor de mi corazón lo hermoso y maravilloso que es hacer el amor contigo, con la lluvia como música de fondo. Sin decir nada, dejando que nuestras caricias y nuestros ojos se entiendan sin necesidad de palabras. Hoy te extraño como hace un año no sabía que podía extrañar a alguien. Hoy extraño tus extrañas manías, tus largas y profundas conversaciones, tu sonrisa, tu voz, tu risa, tu mirada, las cosas que disfrutamos tanto hacer juntos, esas mismas cosas que hoy sin ti ya no tienen sentido.

Cosas como disfrutar de una comida, de una tarde de lluvia, de un buen café, no hay nada como nuestras tardes de largas platicas y un buen café. Hoy que no te tengo, el extrañarte me hace pedir el café con dos de ti, para sentir que estas conmigo, el extrañarte me hace desear que cada gota de lluvia que cae sobre mi rostro sea uno de esos tus besos tiernos…

Hoy… 365 días después, te amo y te extraño como solo se puede amar y extrañar al mas grande amor de tu vida.

Estándar

Un comentario en “Tristemente feliz

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s