Escribología

La nota sin rumbo…

Rumbo inicial

Esta…
es una de esas notas raras…
de esas que no son ni de muerte ni de vida…
de esas que, por primera vez no tienen sujeto,
presente, pasado o futuro…
inicio o final…
drama, tensión, ambiente o personaje alguno…
es una simple y nada extraordinaria…
conjugación de verbos, monemas y sonidos…
puntos, palabras y sintagmas…
y como siempre…sin sentido.

Rumbo Primero

Como el mar, inmenso, inalcanzable y profundo…
así son algunos menesteres que tiene…
aunque son torcidos, lúgubres y poco existentes…
los hay como parvada de sistemas abióticos y binarios…
imperceptibles y nada perceptibles,
como organismos que se camuflajean del peligro inminente.

De la voraz ciudad…
cargada de juicios vanos,
sonidos sin ritmo—pocos colores,
y dioses pordioseros.

Rumbo Segundo

Érase una vez, una frase de porquería, gastada y comercial…
que dio inicio a un viaje peculiar…
de anécdotas que cambiaron el destino de un quien…
bajo las cuatro paredes de cóncava blancura…
que permiten observar el panorama…
en la penumbra de la soledad…
hurgando los límites de la muerte fantasiosa.

Para entonces los hábitos se hicieron costumbre…
las vértebras principales huían del radio necesario,
43,200 gritos de agonía, se prestaban a pelear.

Rumbo Tercero

Pasaban, pasaban y pasaban….
venían, venían y venía…
solo las veía pasar…
en un momento de luz y obscuridad…
se detuvieron por ahí…
para ser cazadas, para ser tomadas…
fueron saltando,
poco a poco volvíanse:
pensables,
conjugables…
comprensibles…
anticipables…
enterrables…
sentibles…
desgarrables…
suprimibles…
perpetrables…
angustiables…
frustrables…
multidiciplinables…
interpretables…
significables…
comunicables…

Pero aún eran meras abstracciones, nada más.

Rumbo Cuarto

De un momento a otro,
el corazón me pensó,
la razón se sintió…
y caían como lluvia,
de esas que ahora acaban con ciudades,
pues claro por la culpa del ente más pensante, pseudo pensante:
interesado hasta matar,
por la baja conciencia que tiene con su primera madre…

Me nació el deseo, la necesidad…
de ponerlas en cinta…
de convertirlas en trazos y uniones.
Con algo de sentido
para que pasen connotadas
que sean comprensibles
conocidas,
apreciadas
necesitadas
leídas.

Rumbo Quinto

Puras letras frías…
Arpías cegadoras del saber…
Sin discurso aparente…
o intrusión social…

Alocuciones vacías…
con palabras rimbombantes…
de ideología mediatizadas…
y dogmas culturales…

Realidades mediadas
que parecen absolutas
sin espacios verdaderos
y teorías comprobadas…

Rumbo Sexto

Solsticio natural…
inocuo temporal…
de calles y parajes…
de inteligible espacial…

catalejo de existencias varias

tensión y sanación…
así son las palabras que nacen desde dentro…

algo que te hace vivir
que te alimenta el alma
que estremece tus 21 sentidos…

los de afuera…
los de adentro…
y los del espíritu…

Rumbo Séptimo

Sintagmas pregoneros,
trabados…
entre el pecho y el mentón…

Me nombra, te nombro y sin nombre…
Pero existe… existe…
en universos paralelos…
para sabios…
para todxs…

En el horizonte…
al norte del sol…
al sur de la luna…
al este de las estrellas
al fondo del mar
justo a la par de las ilusiones…
que marcan el camino…

Rumbo Octavo

Caminos encontrados…
con obstáculos estúpidos…
aprehendidos diariamente…
conforman almas penitentes…

Caminos que conforman…
el carácter perecedero…
de espíritus preguntones…

Cuerpos intranquilos…
llenos de oxígeno y smog…
de grasas saturadas…
y amores fingidos…

Obsolescencia programada…
Destrucciones, guerras idealistas…
pensadorxs sin propósito
como este discurso,
como ganas de ser otra cosa…
más que cuestiones encontradas

Rumbo final

Cada personaje,
de la historia indescriptible,
que deje el miedo,
que encuentre la fuerza,
de la de ahora,
o de la de antes,
que le cante a la vida…
que tome de la mano las utopías…
los sueños, las ideas y las acciones
y que el rumbo final,
se convierta en

nuevos inicios.

Estándar
Escribología

El mejor regalo

Estar una simple palabra, con personalidad, con dulzura, con aires de remembranza, con ese rico olor a tierra húmeda, esa palabra que significa todo o nada, pero sobre todo que termina siendo la mayor expresión de afecto, respeto y amor hacia una persona, estar es un verbo con total presencia en la vida del ser humano, por eso te agradezco tu acción…

Te agradezco estés.

Estándar
Escribología

Desalojada

Un día ella entendió tus palabras;

“no me imagino compartir mi vida contigo”,

sintió ese balde de agua sobre sus cuerpo.

Y entonces decidió tomar los pedazos de corazón que aún le quedaban,

te arrebato el arma que te regalo para hacerla pedazos…

Dijo  que no…

Comenzó a caminar con el corazón desahuciado,

… en un camino sin conocer.

Hoy ella lleva una cicatriz sin dejar de amarte…

 

Aprendió así, a amarse más que a ti…

 

Estándar
Escribología

Veo tus ganas

Me quedaría aquí sentada viendo como todo ha cambiado de lugar…

Me quedaría aquí sentada esperando a que vengas con tus ganas hacia mí,
Me quedaría aquí sentada observando cada cosa que hay en ti.

Te veo, veo tus locuras
Tus ocurrencias
Te veo… veo tus ganas.

Me quedaría aquí sentada para que tus ganas te hagan una vez más llegar a mí.

Estándar
Escribología

Cambio de piel

Tengo una hoja en blanco y las 27 letras para formar en escritura todo lo que soy, lo intangible, lo que solo puedo tocar con el alma, pero trato de crearme en un fondo blanco digital, para que me puedan leer, para que se identifiquen, para que se sanen y para que se salven.

Tengo una base de errores, defectos, caídas y de dolor, de allí he crecido, de allí me he formado, de allí he nacido.

Tengo virtudes y fortalezas débiles con las que me he levantado, con las que me he vuelto a construir, con las que me he vuelto a enamorar, con las que me he vuelto amar.

Creo conocerme, pero cuando menos lo pienso, existe otra constelación desconocida dentro de mí, y entonces vuelve mi regénesis. Soy un universo sostenida por otro más, soy un infinito, soy un mar sin límite de profundidad, sin límite de claridad, sin límite de oscuridad. Soy el círculo que nunca tiene un inicio ni final, solamente giro y vivo.

He aprendido a perdonarme, a sanarme, a levantarme, a aceptarme y sobre todo a amarme.  He aprendido a amar mis bases y mis paredes, he aprendido a sacudirme el polvo de mi rebote en el suelo y a ver mis heridas sin lágrimas en los ojos, solo con las del alma…

He muerto por segundos, por minutos y hasta por días, he guardado lutos y los muestro caminando por las nadas con ropa negra, tomándolos en serio porque son mis nuevos inicios, mis nuevos días, mis nuevos nacimientos.

Entonces vuelvo a decir por primera vez “mamá” y empiezo de nuevo a gatear, todo vuelve a ser frágil, pero mi cerebro ya ha tenido más de 7 vidas y eso me hace ser débil-fuerte, tonta-sabia, humana… -humana…

Y vuelvo a sonreír, y vuelvo a amar, y vuelvo a volar, y vuelvo a soñar y vuelvo a ser yo.  Llena de cicatrices pero con historias por contar, por experiencias que compartir y con utopías que vivir.

Y entonces me amo apasionadamente, y amándome de esa manera soy sostenida por el aire, camino sobre aguas inestables y soy punto blanco en fondo negro y viceversa.

Veo bicicletas volar y animales del zoológico siendo libres, rugiendo, sacando a la fiera que llevan por dentro, pero siendo vulnerables en medio de todo, porque lloro por felicidad y sonrío por tristeza, esa es mi complejidad.

Cambio de piel, en los lutos, en las caídas, en las ganas de morirme y en las ganas de volverme a nacer, en la vida, en las utopías y sobre todo cambio de piel cuando conozco un nuevo universo dentro de mi universo, sostenida por otro más…

Estándar
Escribología

Soy la higuera

No me di cuenta en que momento floreció de nuevo la higuera…

Quizá fue porque me acostumbre a verla seca,
O quizá pensé que ya nunca iba a florecer.

De verdad pensé que no volvería a florecer….

Ahora que veo la higuera, se dibuja en mi rostro una gran sonrisa.
Sonrisa de sorpresa.
Sonrisa de encanto.
Sonrisa de alegría.

…Y es que yo soy esa higuera; estaba seca, sin hojas, sin nada verde en mí.
Y hoy estoy sonriente, tan llena de luz.

De verdad que no me di cuenta en que momento florecí de nuevo.

Estándar
Escribología

La verdad no te he superado.

Sigo anhelando probar tus labios
Sigo con las ganas de acariciar tu piel
Sigo aquí, sintiendo estas muchas ganas de irme lejos. pero junto a ti.

No supero tu mirada
No supero tu sonrisa
No supero tu maldita linda forma de hablar.

De repente te pienso y de nuevo mi mente empieza a fabricar historias que jamás serán.
Te veo y mis labios empiezan a humedecerse por besos que jamás te daré.
Te abrazo y mis manos sudan por las ganas de acariciar esa piel que jamás mía será.

 

 

Estándar