Escribología

Bizcochitos con chocolate

No son tus ojos, sino la incitación a lo prohibido lo que no me deja dormir, es la voz de quién canta lo que quiero hacer, de lo que esta hecha el alma mía.

Los pensamientos flotan en la lluvia que no cae, pero regresan a la nube del olvido.

La naturaleza no es la desnudez, pero si la vestimenta de mis deseos. Entre lo blanquecino de las puertas que no debieron abrir, esta sentada la mujer que desea mi cuerpo.

Las palabras que cantas son la alfombra que van dirigiendo mis pasos, mis pies, mis locuras de cada noche.

La fortaleza pareciera caer, y soy un soldado que combate en contra de su propio cuerpo, soy mi propio enemigo por razones que duelen, por motivos que hieren, por situaciones que matan, por tiempos que obligan a odiarte.

Entre las sombras esperarme porque es en dónde ha seguido mi búsqueda. Los vacíos son brazos que llaman, las tinieblas son bizcochitos con chocolate…

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s