Escribología

Para siempre

Y de esas cosas que a mi nunca se me van a quitar puedo presumir que. Las manos frías, lo congelado de los pies, el corazón que late más fuerte cada vez que se enciende la música, junto a la lagrima que siempre cae por dentro porque es algo que a nadie más importa, la terquedad por sentir que soy escritora, el deseo ferviente e impulsivo por algún día llegar a serlo.

Las caricias en mi piel, hechas por ese ser que yo insisto en volverlo eterno, las ganas de llorar ahora más que antes, por esas cursis e innecesarias películas tristes, reprimir el deseo de decir te amo.

Las ideas carentes de razón, de lógica, y la aparente calma cada vez que leo tu nombre equivocadamente en cualquier lugar. La sonrisa por ser quien soy, el miedo por perderme entre tanto papel, y sobre todo, el deseo que pido cada noche, sin falta, sin descanso, Una vida más, después de ésta, porque está no me alcanzará para seguir leyendo, y por fin terminar de escribir todo lo que quiero decirte. Porque es mucho, y diferente, ¿Y yo qué puedo hacer? Si me causas tantas cosas a la vez. Y si se me concede el deseo de cada medianoche. Sé, que así seguirá siendo. Para siempre.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s