Escribología

El vicio del cuerpo

Un beso no se pide, los das

la complicidad de miradas no se provoca, nace

para una nalgada no se pide permiso, la das

para enamorarse no hay manual, te enamoras y ya

para tener sexo no obligas a nadie, tu cuerpo lo invita.

Que ¿cómo aprendí esto?:

cuando me vi rogando por un beso,

un abrazo, una caricia, una llamada…

o pidiéndole que me hiciera el amor…

cuando su única respuesta fue,

“No imagino mi vida contigo”

 

Solo allí aprendes que para disfrutar de todo lo bueno de la vida…

no obligas, no ruegas, no pides, no exiges…

solo sueltas y respiras.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s