Escribología

Lluvia

Lluvia, lluvia que decides acariciar con tus suaves pero persistentes gotas la piel de la tierra.  Saborearte me trae a la memoria una década atrás.  Me sabe a mi infancia.  Me sabe a mis seis años… Aún los recuerdo.

Escucharte lluvia es recordar aquella casa donde mamá me tuvo en sus brazos para amamantarme y velar por mi crecimiento.  Verte lluvia es recordar a mis hermanos de patojos y chorreados, pero chispudos.  Olerte lluvia es recordar aquellas tardes de sábado donde mamá sacaba su venta de atol y tostadas en la banqueta de la casa.  Una década atrás y tal vez un poquito más, donde crecí, me recuerdo de la primera vez que le dije a mamá que no quería ir a estudiar porque un niño me molestaba.  Aquella casa aún guarda mi primer y único amor canino, ese amor canino que supo de una u otra forma transformar la ausencia de aquel ser amado en presencia confortadora.

Lluvia, tu que me traes a la memoria aquellas subidas al cerro trasero de mi casa, colgar un lazo del árbol más cercano al borde para poder escalar más fácil cuando yo quisiera subir a él.  Lluvia que haces que el cuerpo se divague por un segundo hecho horas recordando aquellos sábados, donde muy ansiosa esperaba a las ocho de la mañana mis dos franceses con picado de verdura y carne, me encantaba que mamá le echara queso seco.  Esos sábados donde mis hermanos y yo al final de la venta esperábamos que le sobrará algo a ella para poder comer surtido para la cena y ver a mis hermanos correr hacia la tienda para compartir aquellas tostadas con una coca cola.  Sábados que después de una buena cena corríamos para ver los partidos de fútbol del parque que estaba a dos cuadras de mi casa.

El sonar de aquellas gotas acariciando la tierra hacen que el corazón de niña me vuelva a nacer.  Me hace más frágil.  Me hace más humana.

Tal vez en algún momento la lluvia no fue mi estación favorita del año, pero hoy se ha convertido en el diario de mi inocencia.  Recordar que los domingos siempre escogía mis mejores vestidos para ir a la iglesia.  Recuerdo el que tenía dos rodajas de sandía en las dos bolsitas inferiores, bañado mi vestidito de color azul marino con blanco.  Como aquel vestido con el que me creía una princesa, solo por tener como ocho capas (siempre las contaba).  Recordarme de aquel vestido que tenía girasoles y me hacía sentir un sol.  Y así unos cuantos más.

Hoy lluvia te vuelves en mi confidente, en esa memoria que hoy agradezco guardar y conservar en el corazón.  A veces y solo a veces quisiera volver allá, donde por algún motivo quisiera que “cosas” estuvieran aún presentes.  Como quisiera regresar aquella casa y abrazar fuerte aquellos dos amigos fieles que cuando llorábamos con mis hermanos, ellos hacían que dentro del llanto hubiera una sonrisa por lamernos las lágrimas.  Aún no los supero.  Cómo superar aquel tipo de amor que a veces los humanos no entienden.  Un amor canino.

Hoy, tengo 19 años y la lluvia sigue sabiendo “casi igual”.  Sigue sabiendo a dulzura mezclada con nostalgia.  Pero así te quiero lluvia, lluvia que amaba cuando por las tardes prefería jugar bajo de ella a hacer mis tareas.  Siempre terminaba algo resfriada, pero siempre valía la pena.

Hoy lluvia me sabes a recuerdos, me sabes a familia, me sabes a infancia, me sabes a amor, me sabes a libertad y tal vez en alguna ocasión me supiste a tristeza.  Todo se vale, todo es moderado. Lluvia de mi corazón, lluvia que me haces sentir de nuevo, que haces que no quiera dejar de escribir.  Gracias por caer con toda majestuosidad.  Gracias por recordarme de nuevo, mi corazón de niña.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s