Escribología

Bloqueo

Quisiera escribir, con la facilidad que lo hacía antes.

Dejarme llevar por las letras y que mis dedos se deslicen al compás de los trazos, que nada obstruya el nacimiento de los sentimientos hacia mi fuente de creatividad.

Quisiera saber qué me atormenta, entender cuál es la razón de mi sequía.

Para poder desbordar mis ríos de imaginación, llenar mi cabeza con historias y mundos por descubrír.

Soy más fuerte que este bloqueo, lo sé. Quizá solo quiero descansar.

Estándar
Escribología

Ven

Ven y dame inspiración,

ven y tócame los miedos,

las inseguridades,

los defectos,

ven y desnúdame de ellos,

acompáñame en éste camino,

ven a hacerme sonreír,

ven a acariciar mi rostro,

ven y abraza mi cintura contra tu cuerpo,

y no me sueltes nunca,

ven y llena de luz mi existencia,

todo es más fácil si estás conmigo,

de vos lo quiero todo,

me quiero quedar a tu lado toda la vida,

y todas las eternidades,

pero ven…

Dulcinea 🌻

Estándar
Escribología

Mi guerra

Mi peor enemigo, sí, ese eres tú…

Mi critico mas poderoso, sí, ese eres…

El que anda por allí, con una lista para ver si clasificó… Si, ese eres tú…

El que decapita cada idea, sí, ese eres tú…

El que ahoga cada pensamiento, sì, ese eres tú…

 

Maldito ego de donde eres tú…

 

 

Estándar
Escribología

Lapso

El instante llega justo en ese fragmento de tiempo… en el instante. Inesperado, inmerso de notas, de sonidos, de emociones, salpicandome de irrealidad, salpicandome la vida con sus pausas, con ese detener del tiempo que no puedo dominar, me queda solo del instante disfrutar.

Llega sin tocar la puerta, algunas veces como la lluvia se ve venir en el cielo nublado, avisando sin querer, en ese ritual de siempre, entre tomar mis audífonos, poner el volumen a su nivel adecuado, las ventanas en su lugar, con la piel esperando con brazos abiertos a la sugerencia del sonido y de repente ser atropellado por el instante, el ritmo, la inexistencia de todo lo que me rodea y cobrando realidad todo aquello que a veces ignoro.

Choqué contra el tiempo, contra el viento, contra las voces, contras los entes frente a sus dispositivos, enajenados en su realidad, mientras yo detenido por la existencia, dando vueltas en el mismo sitio, viendo todo suceder como un espectador con toda la sala a mi disposición.

Inmortalidad se llama el ritmo que me acompaña en esta ocasión como dándole sentido coincidente a las cosas que simplemente suceden. Entre cambios de ritmo en cinco minutos y tres segundos que hoy se vuelven inmortales en letras, en signos, en figuras, en gritos mentales, en éxtasis auditivo, en ausencia terrenal y con los pies bien puestos sobre el suelo artificial.

Otra vez, me regalo estas letras, para verme en el futuro leyendo mi pasado que hoy es el lapso. Fluctuante como siempre no como hoja que lleva el viento sino como proceso del ser cambiante que no puedo detener, queriendo describir el rumbo del viento que no controlo y que me acaricia en instantes… y que la urgencia devastó la concentración para convertirse en esto… memoria de octubre.

Estándar
Escribología

Herida abierta

Y ahí estaba yo…

Con cara de tonto, sonriendo y riendo

pero muy dentro, muy en el fondo de mis pensamientos

con cara de ira, gritando y reclamando…

 

Con aires de desfachatez y cinismo

vienes y me recriminas,

me ves y me desafías,

me gritas y me calumnias

 

Sólo ya no quiero ni pensarlo

Sólo quisiera no saberlo

Sé muy bien lo que pasó

Sé muy bien que puede suceder

 

Me hierve la sangre de solo pensarlo

Pero me enojas más tú

Y de cómo no actuaste

Y de cómo permites hacer

 

Juzgas mal mis acciones, pero

no puedes ni siquiera verte al espejo;

Y es que con una sola palabra

todo podría terminar.

 

Es imposible huir a lo que fuimos

y en el escape nos perdemos aún más.

Pasa que queda una piedra,  que no se puede quitar;

como una herida abierta, que espera el mejor momento

para empezar a sangrar.

 

 

. arHvel.-

Estándar
Escribología

Mamá truena

Hoy como cosas rara después de una semana de abandonar mi libreta.

Conducía y vi rayos en el cielo, en algún lugar llueve pense. Al rato escuché retumbos en el cielo eran truenos y no estaba lloviendo, me detuve y pensé…

De pequeña yo estaría acurrucada en el regazo de la abuela, rogandole a mamá que me dejará dormir en su cama… obvio me mandarían ambas al carajo.

En cambio, esta adulta está intentando desde que vino a casa, ver los rayos y escucha con atención los truenos, se dice a si misma que todo estará a bien, mientras comienza a llover…

Esa es la diferencia entre esa pequeña y yo, ¿la notaron?.

Estándar
Escribología

Capítulo 2: Políticamente “Pechos”

Parada frente al espejo observé detenidamente mi cuerpo, llevé mis manos a mis pezones y los acaricié, ya lo hacía desde antes, solo que hasta ahora me surgió la necesidad de escribir, dejar que ellas, mis pechos hablaran.

Les cuento: son suaves y rudas, sonará absurdo, pero, son dos, dos bellas composiciones y herencias de mis ancestrxs, tengo un pezón más grande que otro y en ello he encontrado placer en la lengua e imaginación de quien he permitido acompañar. En mi recorrido a ellas me percaté que tienen vida, para esta sociedad son pequeñas y “destinadas a dar leche”; sin embargo, a través de los años he dado otro sentido a su existencia.

Resistir

Políticamente “pechos” 

Quiero iniciar abriendo el debate sobre el hecho de nombrarlas, para mí fue difícil. Les dije “chiches” que es la forma coloquial de nombrarlas; “hay me pica la chiche”, “me están creciendo las chiches”, “tengo las chiches caídas”. Luego pensé en decirles “bubis”, que digamos es menos vulgar y más sexy; “mírame las bubis” (me las agarró y aprieto), “mis bubis”, “qué ricas bubis”. Pase a decirles “mamas” por que como mujer estaría destinada a dar leche a lxs futurxs hijxs que tendré. Existe “tetas” que Rebeca Lane nombra en sus rolas, “Senos” palabra que fue y es popularizada y aceptada tras la novela colombiana “Sin senos si/no hay paraíso”. Termine por decir “pechos” la forma políticamente correcta para nombrarlos por la poca carga moral que conlleva.

Este ejercicio me hizo pensar: nombramos a partir del proceso de construcción de esta sociedad, entre chiches, bubis, mamas, tetas, senos, pechos y todas las que se les ocurre, existe una normalización a los pechos (para mi escrito usaré “pechos); cada una lleva implícita una carga ideológica, política y moral que hace referencia a los pechos de las mujeres, en este sentido los pechos de hombres pasarían a un segundo plano (si cree que estoy equivocada, comente) porque los cuerpos de las mujeres están sexualizados y se cosifican, esta sociedad que nos niega el derecho a una sexualidad plena y placentera.

Y usted, vos, tú ¿Cómo les nombras? …

Pechos en la pubertad

Luego de este pequeño debate, ejercite mi cerebro tratando de recordar en que época de mi vida los pechos recobraron tanta importancia. Quizá fue cuando iniciaron a doler y cada roce o contacto con el mundo exterior era agonizante.  Paralelo a la menstruación, los pechos iniciaron a florecer, esa etapa de cambios hormonales apareció entre duchas y olor a axilas sudadas. Es aquí en donde el reconocimiento del cuerpo es imprescindible; sin embargo, difícilmente nos tocamos o exploramos, se nos ha dicho “no se toca” anulando cualquier oportunidad de conocernos y descubrirnos. Este proceso se relega a un cambio netamente biológico, el cual sólo nos restringe, culpabiliza y anula el placer y erotismo.

No es lo mismo hablar de pechos de mujeres y pechos de hombres, es en la pubertad en donde la moral y los diferentes canales de aprendizaje juegan un papel importante. El ejemplo más claro que tengo es que Eva si debía cubrir sus pechos, Adán no ¿A qué se debe? Si existe una diferencia biológica, los pechos de las mujeres se desarrollan con glándulas mamarias; sin embargo, socialmente son otras las atribuciones a los cuerpos, sino recordemos el conflicto de pechos de hace meses en Argentina, esto se escapa de lo biológico, es un problema patriarcal que no se quiere reconocer.

Fue hasta años después que reconocí la existencia de mis pechos en mi cuerpo, fue hasta después que mis pechos reconocieron y reivindicaron su actuar político en esta sociedad.

Pechos y el rollo de papel

Deseaba que fueran grandes, las mujeres que veía como referencia (las mujeres de novelas, periódicos y anuncios publicitarios) las tenían grandes y yo las quería así. Para mi valentía, no fueron grandes, fueron y son perfectas, tan perfectas y con lunar. Esta idea ha ido madurando; ya que es complejo desligarse del estereotipo y construcción de la mujer desde el machismo y capitalismo.

A los quince años cuando me debatía en el “paso de ser niña a mujer” en la sociedad mierda en que habitamos, me sentí obligada a tenerlas grandes, lo que hice fue meter papel higiénico para aumentarla, parece gracioso, quizás la mayoría de mujeres lo han hecho. El problema de esto fue tener que ir a las piscinas y que el papel higiénico se desintegrara, no podía mentir sobre el tamaño de mis pechos. Y si me dejan decirles algo, si, ¡fue pisado!, recibir comentarios que te discriminan por no tener pechos grandes o no ser atractiva a la gente, que más de alguna persona te hiciera el comentario que ahorrarás dinero para operarte o lo peor, que mis hijxs serían pobres y morirían de hambre porque no tendría suficiente leche. ¡Qué estupidez!…, esto no me da risa. Sin embargo, si funciona para el sistema que oprime.

Díez años después a ese episodio, me abrazo y reconozco que es difícil aceptar el cuerpo. Insisto, crecí con la idea que los cuerpos en especial el de mujer debe ser de una sola forma, 90, 60, 90. Ahora en mi proceso de emancipación; recuperar el cuerpo y dar a conocer la diversidad de cuerpos en color, forma y tamaños es una tarea compleja, y también una tarea bonita y liberadora.

Puedo decir con libertad que mis pechos no tienen miedo a esta sociedad, poco a poco han tomado espacio y reconstruido esas miradas y bocas que quieren regir todo por antojo o interés. Si son grandes o pequeños (que esto es dicotómico) no es solo clavo mío, es de la sociedad y de todos esos sectores que han hablado sobre los pechos de mujer sin siquiera consultarles a ellas como se sienten.

Pechos y brasieres

Ya escribí que me cuestioné el cómo nombrarles, les comenté que de adolescente la construcción de la mujer desde el patriarcado me pasó factura. A raíz de esto he ido reconfigurando mi estancia en esta vida y ha sido y es una construcción que me permite liberarme, amarme y vivir una sexualidad integral plena.

Respecto a los pechos con brasieres tengo que decir: ¡qué dolor!.

Eso de sujetarse los pechos para que queden perfectos es complejo, digamos que existe una diversidad de sujetadores que a mi parecer solo oprimen y restringen la libertad del cuerpo. La primer vez que tuve un brasier fue regalo de mi mamá, fue como un tipo de ritual en donde me estaba preparando para lo que venía. Recuerdo perfectamente, eran blancos, de algodón y tenían un dibujo animado (nada sexy, pero era patoja) pero se sentía bonito llevar algo más sofisticado bajo la blusa.

A decir verdad usé tallas de brasier para niñas, desconocía a qué le decían ballena y que esa cosa te las levantaba. A partir de eso me fui de cara cuando me enteré que habían brasieres para pechos del tamaño de mi cara, con encaje, con esponja, elásticos, straple, cruzados, de santas, putas, para la noche, la cita y para la suegra. Recuerdo que un domingo en el mercado decidí comprar un brasier, quien lo vendía era un hombre, se me quedo viendo extraño “lleve este, está a la moda” me dijo, y trate de convencerme de llevarlo, lo probé sobre mi ropa para ver si me quedaba, fue gracioso, no me quedaba, el color no me gustaba, las pitas eran demasiado pequeñas, la esponja era demasiada, el encaje estaba mal cosido, los broches eran angostos, en fin, terminé sin brasier. Es un dolor de cabeza. A todo esto: ¿por qué las mujeres usamos brasier?, yo aún los uso, algunos días son necesarios, otros son incómodos. Por lo general en las noches duermo sin brasier y se siente riquísimo.

Tengo varias amigas que he visto y no usan brasier bajo sus blusas o ropa, se ven increíbles y no me refiero a sus pechos, me refiero a su existencia. Los pezones se les marcan, no se les marcan por la espalda las varillas o les quedan rojos los hombros por las cintas. Una de ellas me dijo una vez, que decidió no usar brasieres y comprar camisetas o tops (tipo sport) que son más amplios y más cuidadosos con el cuerpo.

Para este tema aún me cuestiono y me cuesta llegar a conclusiones. ¿Usar o no usar brasier?…

Pechos y resistencia

Hay muchas cosas que hablar y escribir sobre los pechos, sentí unas ganas de que ellas hablaran. Ahora escribo feliz, recuperar mis pechos sobre el tamaño, recuperar mis pechos sobre digamos “el uso” que les doy, recuperar mis pechos sobre la opinión y construcción de la sociedad, recuperar mis pechos y lo que uso en ellas, recuperar mis pechos sobre el cuerpo, que claro no solo por ser mujer me relego a pechos; sin embargo si por ser mujer mis pechos han sido condicionados.

Recuerdo que aún siendo pequeña a veces miraba los pechos de mi mamá descubiertos mientras se iba a bañar, no le dio pena hasta que fuimos creciendo. En casa junto a dos hermanas aprendí que cada una vive y atraviesa historias de pechos diferentes. Mi forma de resistir en cuanto a los pechos ha sido y es cuestionar su propia existencia, renunciar a concepciones impuestas desde lo moral, lo religioso y lo social. Lo cierto es que vivimos en una sociedad rodeada de pechos, tenemos sexualidad, somos seres integrales.

Me atreví a tocar mis pechos, a verme al espejo, a nombrarles, a compartirlos con otras personas porque así lo decidí, me atreví a tomar fotografía desafiando a la web para que no me censure, me permití rascarme los pechos en la calle sin miedo a que me digan sucia, me atreví a ver otros pechos con la voluntad de la otra persona. Dejé que los pechos ya no solo fueran pechos, las eleve a lo político y a vida pública, en espacios de diálogo y debate, ahora las presento como poesía y ritmo.

Quizá no toda mi vida me pase hablando de pechos o sí, lo importante es darle otra perspectiva a la sociedad, mientras algunas personas hablen de amor, vino y dinero, mi propuesta es hablar de mi emancipación.

Yo le invito a hablar con sus pechos, cuestione su existencia, dude de su caminar, y si no vea qué hace.

¡Mientras hayan pechos, habrá revolución!

Estándar