Escribología

Más que una protesta, medida de mi amor

En vísperas de ver el resultado de una decisión tomada hace tiempo, considero pertinente compartir el poema de mi conflicto. Vivir con la persona que amo y enfrentar los ritos de la sociedad que piden una decisión certera y de por vida. Por mi lado quiero amar cada día, ver su sonrisa y disfrutarlo, no sin sentir que me apresuran a adivinar el futuro:

Nada cae del cielo siendo divino,

A nada le sale un nimbo de la nada,

Si tan simple fuera como un trino,

La trascendencia no tendría morada.

 

Es la complejidad necesaria y apegada

Al cuento de hadas que quiera imaginar,

Una verdad sola, atosigada y atravesada

Por la “verdad- verdad” que no se va a enseñar

 

El sentido del deber absorbe cual aderezo

Vertiente de la fuente del elixir de la vida,

Lo coloca triunfal en un escaparate grueso,

Y lo visita distante en forma de recidiva

 

Mi protesta endulzarse evita por ahora,

Yo la dejo fluir mientras alimenta mi alma

De salir constante yo explotaría ahora

De ser solo ira me convertiría en un arma

 

No es sencillo ignorar la dulce miel

De una vida reflejada en tus ojos

Aunque la incertidumbre pueda ser cruel

Tu ausencia sabe a muchos despojos

 

La calidez de tu pecho suave,

Tu sonrisa irresistible y misericordiosa

Atrae cual aventurera ave

A un nido bajo estructura frondosa

 

La felicidad sabe a ti de todas formas

El tiempo nos acomoda en sus agujas

Me oculta de las perseguidoras normas

Mientras a la armonía me empujas

 

Insisto en embriagarme con tus besos,

En abrazarme de tu espalda firme,

Del futuro amenazante escucho ecos,

Pero sin intentar jamás voy a irme.

 

Miedos atrofiantes y ancianos

Escalan por tu piel trigueña y dulce

Mientras me agarro de tus manos,

Así, La vida más indulgente luce

 

Construimos un castillo bello, dorado y firme

Que de piedra sólida y fuerte podría adivinarse

Mas entre sus miles de partes puede asirme

Como de arena, una a una puede mostrarse

 

Qué hace un grano de arena frente a una ola

qué hace el puerto contra el mar,

qué hace la piedra enfrentando ella sola

en lugar de en grupo al salado enfrentar

 

si las partículas se abrazan y producen su calor,

si viven del brillo de las estrellas circundantes

yo puedo vivir de este cálido y hermoso amor,

yo puedo tocar la muerte sin usar guantes.

 

Puedo vivir para siempre endulzada

Por tu inocencia y tu colorida alma

Correr a tus brazos y morir encantada

que me des vida con la caricia de tu palma

 

puedo enfrentar la muerte así lentamente,

si respiro tu existencia y bondad

puedo entregarme y vivir aventuradamente

escalando los peligros de la eternidad

 

Y si la eternidad es tardada bajo este cielo

Que envejezca pues bajo su manto

Mientras no nos consuma cual recelo

Mientras haya más risa que llanto.

 

 

 

 

 

 

 

 

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s