Escribología

Ojos ocultos (-.-)

Esferas indivisibles…
de particulares intereses …
y algunas partículas de antonimia pura…
dos inmensas flamas,
que querían comerse el mundo…
diluirse en la consecución de la extrañeza…
la reminiscencia de su innata in-complacencia…
y su afán de desentrañar,
su propia ininteligibilidad del caos.

Siete años pasaron…
para comprender el poder…
un poder concebido…
bajo los efectos extraños…
de, también, una extraña amalgama
de eventos desafortunados;
disociados por el maldito machismo…
de una sociedad sin pasado.

Eran un cielo y un Xibalbá…
sol y luna,
diosa y titán,
en la misma intemperie de un cuerpo;
la olvidada paralelidad ancestral…
en dos astros distintos…

Bajo negros frondosos bosques,
sobre una sonrisa inmensa,
de felicidad practicada por años…
moldeaban lo que veían,
pero no habían sido construidos…
bajo los prejuicios que abatían los cuerpos humanos,
aún, eran puros en su esencia.

Tantos labios…
tantas bocas…
tantos pechos…
tantas muertes…
tantas mentiras…
tantos desamores…
tantos cuerpos…
tantas injusticias…
tantos problemas…
tantos derechos…
tantos peros
y demasiados porqués…

Ya sabían lo que era…
la mitad de la vida…
la vislumbraban a través de dos punzantes alfileres café,
que recorrían una larga trayectoria
… de carnosidad músculos y nervios…
hasta el centro de la comprensión,
el raciocinio faltante.

No se sentían a gusto bajo el escrutinio…
su particular hegaxegimal #1E120…
no era tan raro como creía,
pero tenían alma,
un espíritu en forma de agujero negro.

Disfrutaban escudriñar…
el contexto cercano…
el entorno lejano…
intentaban encontrar la partícula de Dios… — (espero no caer en pecado)—
pero carecían de mucha simpatía…
es más era incomodidad lo que emanaban…
se aburrían brevemente en la monotonía…
de vez en nunca prestaban atención…
aunque guardan inocencia utópica-onírica
porque se sorprendían con todo.

Eran sinceros…
en muchas oportunidades,
pelearon con la boca…
discutían sobre quien decía la verdad…
estas luces obscuras…
jamás mentían…
por ratos…
se cerraban…
se ocultaban…
para no decir nada…

(ese era su secreto…
…para no ser descifrados).

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s