Escribología

Mi demonio.

Y entonces un saludo que sonó como un rugido irrumpió el silencio.
Comprendí que era mi demonio, sabía que era yo en realidad, escapar era imposible esta vez…
Tomó mi alma y me llevó al infierno real, el mental.
Un grito sordo comenzó el frenesí.
Mi cordura fue devorada, supe que la vida ya no Volvería, la obscuridad me avía invadido por fin…
PL

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s