Escribología

Un día cualquiera.

Esta historia ocurrió en un invierno tormentoso, los estragos de la lluvia eran simplemente increíbles. Cada vez los recuerdos son más difíciles de recordar, se convierten en simples imágenes borrosas…
Todo comenzó temprano, desperté motivado, no recuerdo por qué. Lo primero que hice fue dirijirme a la ducha, en menos de lo que recordaba, estaba bajo la regadera, entré y salí de las puertas sin tener que abrirlas… “Creo que era la emoción”.
En un parpadeo estaba vestido, lo que me pareció curioso fue, que utilizaba el mismo atuendo.
Escuché como alguien entraba en mi casa, entonces salí para encontrarle, era mi hermano, que vestía completamente de negro, pasó junto a mi sin percatarse que yo estaba allí.
No me importó, cuando regresé a mi habitación allí estaba, registrando mis cosas, me enfadé y lancé todo, entonces el salió de prisa.
No comprendía nada, comencé a pasearme por la casa, al llegar a la cocina escuché ruido en la puerta frontal, me apresuré para saber que era, pero en el camino me observé en un espejo, y me di cuenta que flotaba, entonces un ataud atravesó la puerta,, mi ropa estaba llena de sangre, el ataud se posó por fin, el sonido de un arma me atormento.
Que demonios pasaba, al asomarme en el ataud aprecié mi rostro, sentí una vez más como alaba del gatillo, el miedo me volvió a invadir…
Comprendí que tendría que vivir allí el resto de la ETERNIDAD, y que nunca volvería a estar vivo.
PL

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s