Escribología

Visita inesperada.

En un parpadeo, me encontré caminando por la necropolis del recuerdo, sabía que me aguardaba un camino tedioso, Hades sería mi guía fiel.

Una serie de caminos estaban frente a mí, no poseían diferencias, todos tenían calles de piedras y lápidas en lugar de casas.

Mi guía señaló un camino, y comencé a caminar. Cada lápida poseía un recuerdo, algunas eran blancas, otras negras y habían otras de color indefinido, que eran recuerdos sin relevancia.

El camino era largo, cada vez se hacía más oscuro, el negro prevalecía, pero me importaba poco. Divisé una puerta al final del sendero, me acerqué con una gran curiosidad.

Mi acompañante la abrió, y entonces observé como salían llamas del fondo, que alumbraron un sepulcro vacío junto a la puerta, en el cual estaba escrito mi nombre.

Sabía que allí descansaría, pero no temí, ni vacilé, entré en él sin temor, fue allí que desperté en mi cama. Un nuevo día había comenzado, la vida continuaba, al menos por hoy, continuaba, pero tal vez pronto volvería a visitar a Hades, y sería para siempre…

PL

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s