Escribología

Piedras sueltas.

Una pregunta daba vueltas en su cabeza…
-es posible?
Decía una y otra vez, mientras caminaba con un paso firme y preciso, no quería caer con las piedras sueltas del camino.
Esquivaba a las personas sin siquiera verlas, ignoraba los saludos y en ocasiones los respondía a regañadientes, apresuraba más su paso mientras se repetía desesperadamente…
-es posible?
Una marea de recuerdos lo alaba hacia las profundidades de su mente. Una infancia regular, nada del otro mundo, algunos sueños rotos y otros que se avían echo realidad, una juventud envuelta en silencio, al igual que su niñez.
Las risas que avía alzado al viento, daban ambiente a su andar, y los lamentos y lágrimas, caían en forma de brisa.
-es posible?
Repitió cuando un árbol se agitó violentamente, una fogata y un rancho comenzó a dibujarse en el horizonte. En ese momento la caminata, se convirtió en carrera.
En ese preciso instante recordó sus momentos más felices, momentos que atesoraba en su corazón, todo era estupendo, recuerdos que simplemente, eran perfectos.
-es POSIBLE?
Dijo casi gritando al ver personas de negro frente a su rancho, un aroma a flores perfumava el aire. Ahora su mente estaba en blanco, solo lágrimas decoraban sus mejías.
Entró con cautela, observó la luz de candelas, que dibujaban un ambiente tétrico pero pasifico.
Se asomó al ataud que descansaba en el centro y, se observó acostado como dormido.
Por fin avía encontrado su cuerpo, para descansar junto a él una eternidad.

PL

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s