Escribología

La despedida

Aún recuerdo ese sorpresivo día,
en que tus ojos luz…
se clavaron extensivamente por mi cuerpo…
a través de mis ojos sombra.

Era una entre mezcla extraña,
porque fue simbiosis retardada,
luego de aniquilar el plan primero,
pasamos a lo que debíamos pasar:
tocarnos.

¡Claro!
tocarse…. aunque sigue siendo un tabú…
tocarse para conocer lo que alguien lleva en su interior,
y es que las personas lo han olvidado
el contacto entre humanos.

Una misteriosa fuerza,
nos remató en los corazones,
la intimidad que formamos,
no se había visto en ninguna
pareja… trío… cuarteto …
u orgía antes descrita.

Pensándolo mejor…
no se le podía llamar “relación”,
aún no se había roto el arquetipo,
el antiguo estereotipo,
del concepto gastado,
y prejuicio extendido,
que solo podía ser entre hombre y mujer,
y aquí era cosa con cosa.

Agua… aire… fuego… tierra…
lodo… hojas… luces… rayas…
sudor… lágrimas… saliva…
rimas… paradigmas… estigmas y dolores
alegrías… estadías… melodías…
escribologías… muchas escribologías…

Las historias corrían por las mangueras,
tenían en misma cantidad,
que milímetros recorridos;
trece, más seis ceros
acompañaban las memorias
de dos lujuriosos inocentes.

Blanco y mestizo,
formaban su corporeidad…
su intento razonado de revolución
se había quedado en las abolladuras
que ahora guardaba con el cariño,
de una costra que guardaba el recuerdo de algo.

La rabia, el engaño, el desenfreno,
la alegría, el optimismo y la enseñanza,
habían quedado en el sudor,
que absorbió en la tela de su ser.

La compañía que su talle sin vida
había provocado respiraciones profundas
en los senos de alguien
que le costaba asimilarlos.

Ambos fluyeron…
y aunque pelearon
se influyeron las vidas
hasta derramar la lágrima
que cerraría el círculo.

Pero ambos…
sabían, por lo menos muy adentro,
que se habían involucrado
de la forma más saludable.

Y se veían por última vez,
aún echaban chispas y sonrisas,
que alteraban el ritmo de los átomos
que les comprendía en su forma física.

En ese último palpitar,
se compartieron otro poco de vida
para coincidir,
cuando la Creadora lo eligiera.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s