Escribología

Solo lo que sintió…

Justo allí me di cuenta, no me bastan los momentos en los que estábamos juntos, sus palabras no eran las suficiente, sus miradas no llenaban del todo mi ser, su presencia no era percibida por mi, yo esperaba mas de lo que recibía, yo quería toda su atención.

En ese momento regresó el antiguo yo, el verdadero yo, el que no quería saber nada del amor, el egoísta, al que solo le importaba el mismo, el que lo quería todo y si no lo obtenía, pisoteaba hasta conseguirlo, el malvado, el que pensaba y planeaba situaciones que hirieran a los demás cuanto estos no eran de su agrado.

El verdadero yo, quien desde ese momento comenzó a sentir odio por quien le había devuelto la ilusión, era claro que el rencor que crecía dentro, me llevaría de vuelta al lugar oscuro en el que antes había estado y aquello no me disgustaba, pues el verdadero yo había vuelto, desde que él olvido lo que había dicho, todo se vino para abajo, las sonrisas eran muecas de indiferencia, el brillo en los ojos habían oscurecido, las pupilas ya no se me dilataban al verlo.

Yo no era lo que el buscaba o eso me había hecho pensar, eso era lo que había apretado el cuello a aquel sentimiento que en pocos minutos murió, yo no era lo que él quería así que ahora lo que yo quería era hacerlo sufrir.

Cuando las vacaciones lleguen, yo desapareceré durante todo ese periodo, para él, tomaré un bus a la casa de mi tía, al pueblo de mi madre, no llevaré la intensión de contestarle los mensajes ni las llamadas, posteriormente, conociéndome, le pediré a Kiki que consiga la dirección de su casa y escribiré una carta, en la que me disculpare, diré que aquello fue de improviso, que tuve que partir de la ciudad sin ningún aparato electrónico, le diré que necesitaba aquello, que mi vida no tenia sentido, no tenia rumbo, y que no sabré si volveré o me quedare a vivir una apaciguada vida en el pueblo.

Mi esperanza caerá en la idea de que él intente localizarme y que tendré cientos de mensajes y llamadas, y claro, cuando me de cuenta de que nada de eso pase, el cometido estará hecho, mis ganas de volverlo a ver no existirán mas y regresaré solo a seguir el plan A de principio de año, estudiar para sacar esa carrera que ya para nada me llena.

El bus en el que ahora me encuentro pronto entrará en marcha, mi cabeza recostada en la ventana, mi respiración agitada intenta evitas que las lagrimas salgan descomunalmente, mi cabeza seguirá pensando que este es el final de mis sentimientos hacia él, pero él es un lindo y aunque intente odiarlo, ya lo amo y no puedo evitar no sentir las ganas de verlo cada día, aunque a él se le haya olvidado que me dijo que mañana saldríamos en nuestra primera cita fuera de la Universidad.

ya las lagrimas están cayendo…

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s