Escribología

¿Seré yo?

He pensado tantas veces
en cómo ser mejor
en hacerlo bien
y no darme por vencida.

Las dificultades,
dudas y sonrisas;
lágrimas y gritos.

Pero yo, no lo sé
tal vez no soy lo suficiente
tal vez no doy lo suficiente
nada cambia aunque lo intente.

¿Seré yo?

O quizá son los demás…
pero estas dudas me carcomen por dentro
no me dejan avanzar.

 

 

Estándar
Escribología

Noches en años

Y fue de la noche a la mañana cuando todo murió, cuando yo morí para ti…

Las miradas constantes, las risas escondidas y los topes planeados habían terminado. No me di cuenta cuándo ocurrió, pero sé que fueron más de ocho las noches las que te lloré.

No tenía el valor para preguntar qué había pasado, para acercarme y ver como me mentías a los ojos. Sabía que ese privilegio ya no era mío, y que tal vez me reprimía en preguntar por temor a saber que nunca lo hubiera sido.

Sabía que habían pasado más de ocho noches, pero se sentían como años. Mis labios no habían, ni han sentido besos como los tuyos y podría vender mi alma asegurando que mi cintura extrañaba el tacto de tus frías, pero delicadas manos.

Mi llanto era silencioso y desde entonces todo era más difícil. Había caído en la desgracia de extrañar lo que nunca pasó.

Estándar
Escribología

Hace dos años

Entre hip hop y playeras de vómito

Con sombreros negros y carros prestados

Nubes y cielo

Barrio y kilómetros

Fue la excusa perfecta para soltar las ganas

Ya tenía meses de cortejar y nada que se me daba

Eva y su sabiduría

Adán comió la manzana

No se tenía claridad y no se quería tenerla

Quizá miedo y ansiedad si estaban presentes

Reglas: no besos y…

Yo me quito la ropa, gracias

La “tengo chiquita” (susurro)

(Era mentira)

Multiorgasmos, orgasmos, venidas, idas, orgasmos

Mierda

Pasó

Fue extraño, demasiado extraño

Muy extraño coger con los ojos cerrados

En ese momento le dije: Hola, soy fulana de tal

Soy no se qué y hago esta mierda

Creo en algunas babosadas y me da miedo esto otro

¿Y vos?

…Mucho gusto

Me perdí entre tus pliegues y la Mateo Flores

¡Pellizcame! No puedo creer que este pasando

Jajaja

Jajaja

Pisada

Ya estaban enculadxs

Luego vino la resaca al estilo Frida Kahlo

Esa combinación de dolor de culo y corazón con conciencia de lo ocurrido

Varias veces hablamos de aquel rato ameno

Y vi en tus ojos que lo volverías a disfrutar

Al verte caminar rememoraba tu espalda ancha

Me abstuve de lanzarme y desnudarte; ya sabes porque

Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja

Ups!

La pasamos bien por cien tukis

#1

Algunas cosas están borrosas

Tengo claro esa llamada

Para variar estaba en escuela de vacaciones

Y dijiste estuve con otra persona y te imaginé (Jajajajaja)

Y luego ya no se qué pasó

Estoy suspirando y tocando mis labios

Ojalá te vengas conmigo

Dos vueltas al sol…

Estándar
Escribología

Vibraciones en el aire

Vi las sombras, los colores, la luz, el contraste, la profundidad de campo, el ángulo… el instante, ese en el que quise tomarte de la mano y quedar allí… en la memoria.

En el asombro del brillo de tu sonrisa, de la alegría de tu rostro, de la presencia de tu figura ante mis ojos y sentir esa distancia que no puedo acortar. Vos allá y yo acá.

Me convenciste de quedarme siempre, y acá estoy, cerca pero lejos, cerrando los ojos para verte, apreciando en el silencio el murmullo de tu voz, en el humo del café nuestras pláticas, en el rojizo del vino tu sonreír y en el viento frío tu aroma.

Por todos los abrazos nunca dados, por todos los besos que siempre faltarán, por todos los cafés fríos, por todas las copas de vino agotadas, por las fotos que solo estan entre vos y yo.

 

Estándar
Escribología

Letras imprecisas…

Al sonar de los silencios
sobresaltan ciertos temores
que invaden la cúspide del razonamiento
para actuar de la forma contraria
en que la gente normal
debería hacerlo
claro… es que así aprendió.

Al ritmo de los interludios
subyacen mensajes inmanentes
entre las ojeras, la gripe y barba semi blanca
se encuentra frente a un espejo
que no refleja más que la negrura
que recubre el arco iris
que le hace caminar.

Al rimar de ironías
le crecen huesos sabios
que le refrenan el instinto
de portarse salvaje
y no disfrutar del sexo
que tanto le hace obviar
la realidad que percibe como real.

En la cúspide del tiberio
la presión del devenir
le confunde el cuerpo
puesto que busca la interna comprensión
entre el tiempo y el espacio
metafísica cuántica
exponencial 3.1416
que le discurre el sudor
de la verdad.

Inmanencias. Intermitencias.
Remas. Semas. Grafemas.
Titilancia. Desbordancia. Acuerpancia.
Cochino pitido resoplete.

Ruido. Risa. Risa. Sonrisa.
Risa. Risa. Sonrisa.
Risa. Sonrisa.
Sonrisa.

Música. Música. Música.

Los días de bulla
motivan la poca motivación de escribir
pero se hicieron letras…
sí, era más signos que persona
tenía más abecedarios que alma
era más sintagma que argumento
retórica que historias
no quería ser descubierto…
no con la cuota de ordenamiento
que la gente se descubría
solo porque sí.

Ven. Venido. Venidero.

La suerte que le nacía por los pies
y le traspasaba la existencia
como el viento de pulmón
recorrería los sagrados volcanes de ignorancia
pero saber lo que no sabía
le daba la solución
a saber lo que faltaba por saber.

Entre saber y no saber…
hay varios saberes pendientes.

Los viernes sangraba gana
se sentaba como siempre
a discurrir como siempre
a percibir como siempre
a experimentar como siempre
para intentar como nunca.

Lo que nadie leería…
en el entendimiento estaba la reflexión
que solo se encontraba entre los ruidos.

Estándar
Escribología

Ruidos de la noche

Si preguntan ¿quién soy?, di que soy las sombras de la noche. Si preguntan ¿qué hago?, di que escucho atento los secretos que esconde tan majestuosa oscuridad,

Porque siendo insignificante para unos, y sin el afán de alardear soy la más bella, poderosa y tempestuosa criatura, la noche. Poderosa porque hago lo que nadie logra hacer, he conseguido que las criaturas muestren su verdadero ser.

Oculto por allí en una ocasión me encontré una ventana abierta, era invierno, lo recuerdo pues aquellos cuerpos añoraban calor, una dama y un caballero, él la tomaba por la cintura, ella aferrada a su cuello y como si de un vals se tratara sus labios seguían el compás de los de él, poco pasó para que ambos con agilidad se despojaran de sus prendas, lo siguiente no lo mencionaré pues sé que hay criaturas inocentes amantes de la lectura, algunos pueden imaginar de que se trata.

Debo decir que el invierno al igual que todo tiene distintas connotaciones, ese invierno no solo era físico, pues luego de unas semanas volví a pasar por aquel lugar, el hombre y la mujer volvieron a brindarse calidez pero en esta ocasión un tercero apuntaba a ambos a la orilla de la cama con un revolver, lo último que escuche de la boca de aquella dama fueron las típicas palabras de los amantes atrapados infraganti, “NO ES LO QUE PARECE”, PUMM la primera bala, PUMM la segunda disparada, PUMM la tercera, dos esposos, dos amantes, tres balas, tres cuerpos, una perfecta ecuación.

La ironía de lo siguiente cae en lo podrido de las sociedades, esta vez fueron tres ventanas distintas, en una escuchaba a una pareja religiosa hablar de tres cosas, el primer año que los visite ella rezaba con llanto en sus ojos porque en su vientre era imposible concebir vida, el segundo año, rezaba porque todo fuera bien y pudieran adoptar una criatura, el tercero, los rezos cesaron, ahora eran críticas porque en aquel país las parejas del mismo sexo ahora ya podían adoptar.

No sé cual fuera el motivo de aquello pero en la segunda ventana que visite se encontraban dos hombres rezando, uno lo hacía por aquellos niños y niñas sin hogares y el otro lo hacía por aquellos que en multitud marchaban porque aquel derecho por el que pelearon se les fuera revocado. La tercera era una ventana de un enorme cuarto con 20 niños, rezando en silencio la misma plegaria, “PERMINEME TENER PADRES”.

Lo nefasto de esto es que unos no pudieron adoptar por lo que decidieron evitar que otros lo lograran y aquellos niños aún seguían sin recibir el amor que cada criatura merece.

Estándar
Escribología

¿Qué clase de idiota?

Me pregunto ¿qué clase de idiota dice no querer amar a alguien porque sabe que se ira?

Es que si yo supiera que alguien apreciado para mí se ira, lo amaría con cada fibra de mi cuerpo, haría que esos días, horas o minutos fueran los más felices para ambos, intentaría detener el tiempo, encubarlo en un bucle, reproducirlo por siempre para saber que allí estará conmigo.

Si yo supiera que alguien amado se marchará, no pararía de repetirle lo feliz que me hace haberle conocido, que desearía que su partida no fuera un hecho y entonces sabría que cuando ese momento llegue estaré bien y esto no se trata de velar por mi propio interés, se trata de saber que aunque el tiempo o la distancia nos separe, yo sabré que llegue a amar a una persona, que intente hacerla feliz, y que la seguiré amando aunque no esté a mi lado, porque al fin de cuenta esta vida se trata de amar.

Estándar