Escribología

Noches en años

Y fue de la noche a la mañana cuando todo murió, cuando yo morí para ti…

Las miradas constantes, las risas escondidas y los topes planeados habían terminado. No me di cuenta cuándo ocurrió, pero sé que fueron más de ocho las noches las que te lloré.

No tenía el valor para preguntar qué había pasado, para acercarme y ver como me mentías a los ojos. Sabía que ese privilegio ya no era mío, y que tal vez me reprimía en preguntar por temor a saber que nunca lo hubiera sido.

Sabía que habían pasado más de ocho noches, pero se sentían como años. Mis labios no habían, ni han sentido besos como los tuyos y podría vender mi alma asegurando que mi cintura extrañaba el tacto de tus frías, pero delicadas manos.

Mi llanto era silencioso y desde entonces todo era más difícil. Había caído en la desgracia de extrañar lo que nunca pasó.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s