Escribología

El ficticio mundo de un maniquí

Cuenta el viento, que más allá de las estrellas, existe un mundo interesante, muy diferente a lo conocido, tan raro que en el universo no tiene contrincante.

Que allá no se necesita vivir para vivir, no es necesario comer ni sentir, es tan especial que ahí es posible existir sin tenerlo que decir.

No se necesita de las estrellas para iluminarte, pues desde el principio tu vida es una obra de arte, el tiempo no es real y el silencio es como escuchar un musical.

Cuenta que la guerra no existe, que el dolor es un chiste, que el pensamiento se lo lleva el viento y que el lamento, dinero, preocupación y sustento, son un simple invento, pintados con un pincel cubierto de miel.

Se dice que ahí los paisajes son perfectos, con ríos que dibujan trazos rectos, decorados por una sola casa gigante, habitada por un maniquí muy elegante. Que espera una visita desde siempre, pero que como el lo presiente, nunca llegará. Pues su mundo está lejos de lo real, fuera de lo convencional, sumergido en sueños imposibles, que incluso en la mente de nuestro maniquí suenan poco factibles.

Pero aunque el comprende esto sigue soñando, luchando, tratando de sonreír o bien fingir, hasta que un sollozo sea arrastrado por el viento, o se pinte una sonrisa donde hubo un lamento…

PL

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s