Escribología

Aquellas pequeñas cosas

Eran esas miradas, tan profundas
Tan dulces
que te hablaban de amor y caprichos

Eran esas caricias ardientes que derretían barreras y te hacían querer siempre un poco más

Eran esos labios
tan suaves y tentadores
Tan dulces e inocentes
que te hacían creerte poeta
Hablando de dulzura y pasión

Era esa sonrisa,
tan cálida
Tan paciente e interesante
Tan tuya
Tan mía

Era tu aliento en mi cuello
El olor dulce de tu cuello
Tus abrazos fuertes
Tus pies que siempre te llevaban hasta mí

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s