Escribología

Voz interior

Una voz en el interior
sagazmente aparece
en el momento menos indicado
se acerca a la parte sensible
del oído
intenta convencer
de las reglas que ha escuchado siempre.
Arrastra devociones,
es este país todo se ha vuelto
una religión
los seres humanos necesitan creer
creen en lo que ven
creen en lo que escuchan
creen en lo que abstraen
creen en lo que creen
hasta creer en lo que es imposible creer.

Esa misma voz intenta disuadir
como lo hizo desde el momento
de la concepción
-una que parece otro intento fallido
de los libros que todxs leen-
la gente se debate entre si existe o no
se deja llevar por las mismas cosas
sencillas que es mejor no nombrar
pero que seguro usted conoce,
comparte o debate
gusta o disgusta
pero que obviamente lo disuade
para salir a las calles.

Una voz politiquera
anda repartiendo miedos
intenta convencer
sobre verdades superfluas
que solo se cuentan en
una Corte con banalidades
corrompida con el siempre
buenos, respetuoso y exitoso
señor moneyman.
Crecido o acrecentado,
teñido
de sexo, hambre,
sangre o color de piel
y demás necesidades mercadeadas
que esta sociedad ahora pretende.

Varias voces
que intentan con pleitesía
inclinar a espíritus jóvenes
de que la vida transcurre
como si nada pasara
que este no es caos marca Acme,
— hasta que crecés
y comprendés que la verdad de los hechos
discurre y transcurre
como oleadas impertinentes
sin chiviricuarta
con calzoncillos abajo
y en seco para sufrir
las decadencias
de una civilización
que convierte
lo complejo en complicado
y que con ojos de borreguito
sorprende como menos imagina
y todo en una escupida temporal.

Esta voz interior
que repite todo lo que
que pretende una cultura
que exhibe
grandes rezagos
permeados
con austeros argumentos
que fácilmente
se integran a la problemática
que engaña
con la misma sencillez
con la que se muere de hambre.

Esta voz
dicta que los hechos de la vida
son circunstancias continuas
que le atinan
al advenimiento
de la afirmación o negación
previamente
adquirida por los
motivos y razones
acatadas ante dicho suceso.

A esta voz
solo le falta entender
si se decide escribir,
si se escribió o se está escribiendo.

Una contundente consecución,
que intermitentemente
se acompaña, es decir:
entre voz y silencio.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s