Escribología

Pasos dorados

Se sentó en la mesa más cercana a la calle, para distraer su mente con las personas que pasaban por allí.

Esperó un momento y guardó silencio, ese que llega previo a tomar una decisión sin retorno.

El lugar estaba vacío pero ella lo llenó con ese silencio valiente; el presagio de su felicidad.

Tenía la mirada fija, pero no observaba nada en específico, creo que frente a sus ojos se divisaba siendo libre, segura y amando sin miedo.

Tomó aire y de un soplido apagó la vela que iluminaba su mesa.

Se paró y caminó con tal firmeza en sus pies que con cada paso pintaba el asfalto de tonos dorados y aunque no pude ver su rostro sé que iba sonriendo directo a florecer.

-Amarela-

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s