Escribología

El último favor

Ayer creí que odiándote, mi partida sería más fácil. Desperté y supe que ese no era el camino, así que decidí amarte como nadie lo ha hecho: dejándote libre, rompiendo nuestro hilo; dejándote con tus propias decisiones, con un camino listo para que andes sin cargas ni rencores.

Solo quiero pedirte un último favor, no te lleves nada de mí, ni las sonrisas escondidas que me robaste, ni los abrazos que nos dimos, ni los besos que compartimos, mucho menos las canciones con las que reímos.

Por más que el corazón te quiera convencer que esas cosas te darán las fuerzas en los días grises, no es cierto, no le creas, solo traerán dolor y desprecio.

Por eso te pido que nos dejes en nuestra heladería, deja todo lo nuestro allí, seguramente el frío lo hará morir.

Ahora me despido, no voltearé pero quiero que sepas que desde lejos siempre te amaré.

Adiós, adiós amor, no volveré.

Sé feliz. Vuelve a sonreír, vuelve a creer en el amor.

Estoy segura que pronto vendrá quién levante la sonrisa caída y devolverá el brillo a esos ojos cansados que me enamoraron.

Te quiero ver feliz, sé feliz

Por favor, sé feliz, mientras yo camino a ser alguien mejor.

– Amarela –

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s