Escribología

La caricia del mar

me entremezclo  con las partículas acuosas

cada una existe como acto solemne

por fuera existen tormentas tortuosas

por dentro existe una paz perenne

 

provocar una tormenta con un aleteo

y convocar así mismo un ritual ameno

es gracia de ese sutil escabroso meneo

¿es pericia noble o recelo del que me lleno?

 

¿y si parte de mí resiente la estrategia brumosa?

¿Y si arribando a la cima  me empuja al vacío?

¿será buena la apuesta de ser ponzoñosa?

¿verá el día el candor agrio con que te rocío?

 

arrulla aún la calma que iluminando partículas

se descubre en un panorama estrellado colorido

uno apacible… brillan ellas bellas y minúsculas

flotan agrupadas confundiéndose con campo florido

 

apuesto a que puedo contagiar la frescura

del candor que abrazo y te abrasa

¿que pasa si te conduce a la locura?

no, confío en que nada te amenaza

 

Este silencio es pensamiento pomada,

pica y come tu escudo y el mío

esa brasa se derrite en agua salada

déjate flotar en ella, abraza el vacío

 

Antes correría tras las olas entre las rocas

se escurrirían de entre mis brazos espinosos

de sus gotas tibias sólo me empaparían pocas

y con esperanzas rotas terminaría en sollozos

 

 

 

 

 

 

 

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s