Escribología

Me había roto

Mi mirada seguía distante de la suya, mis manos estaban lejos de su rostro y mis labios trataban de perderse entre otros.

A pesar de todo eso, sus palabras eran como la Biblia para mis oídos, seguía creyendo que cada una de las letras que antes habían pronunciado eran honestas, y que sus faltas desaparecerían con el tiempo.

Me ha perdido entre la cordura y la demencia, entre aquello que debería sentir y lo que realmente estoy sintiendo.

Me sentía rota, me veía rota… me había roto; sin embargo, sabía que debía tomar todos esos pedazos y guardarlos para mí.

No me pidió perdón y aunque lo busque inalcanzablemente, era más valioso aliviar mi pena y cargarla el tiempo y con el peso necesario.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s