Escribología

Saber volver

Desde la terraza del edificio más alto del Centro Histórico, le susurras al vacío tu deseo que yo vuelva; lo haces de esa manera para que el viento lo lleve hasta donde estoy y haga que mis pies empiecen a caminar hacia ti. Aseguras que sabré cómo hacerlo pero, te digo que desde hace mucho olvidé el camino de regreso y tampoco lo quiero recordar.

Espero que el celaje de este noviembre no te recuerde a mí y si lo hace tápate los ojos y los oídos. No dejes que el aire que trae este mes, te lleve esas palabras que le confesé cuando aún te extrañaba, esas que se quedaron trabadas en mi garganta cuando te fuiste sin decir adiós.

No volveré, no sé cómo hacerlo y no quiero saberlo.

Por favor, deja de hablar de mí con el frío, porque se cuela en mis huesos, me pone a temblar y me hace extrañar el calor que encontraba al estar entre tus brazos.

Dices, que sabré volver, pero aunque supiera hacerlo no lo haré y por favor tú tampoco lo hagas. Por más que te sepas el camino de memoria, por más que te hayas encontrado el mapa que escondí en la botella que tiré al mar esperando que un día la encontraras, no vuelvas.

Aquí, la vida siguió, aunque por muchas noches rogué que no lo hiciera, en silencio y sin saberlo avanzó llevándome al lugar donde encontré mi hogar y sí, es muy lejos de donde por última vez te vi.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s