Escribología

Esa canción

En estos los últimos días te has convertido en esa canción, que aunque sabes que no es tu gusto y no deberías saberla, da vueltas en tu cabeza recordándote que allí está.

Le huyes de todas partes, tratas de ignorarla en el local del centro comercial, en la playlist que tus amigos te comparten y de la radio cuando vas en el carro, pero es inevitable.

Después de tantos intentos de tratar de sacarla de tu cabeza sedes y aceptas que te la sabes; sin embargo, no la cantas porque sigue sin gustarte.

Al final de cuentas no hay nada más qué hacer, porque sin notarlo ya la estás cantando mientras vas camino al trabajo y también la bailas como sino hubiera mañana.

Así eres tú ahora, necio y terco, testarudo y soberbio, obstinado y odioso, pero también persistente, firme y constante. 

Te conozco al derecho y al revés, y por eso no sales de mi cabeza, sé cuántas veces te quitaron la melodía y cuantas otras tuviste que escribirte de nuevo, tenía el registro de las notas altas y también de las bajas.

Quería olvidarte, claro que quería, pero a pesar de ser todo y nada te has metido en mi cabeza como esa canción.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s