Escribología

Te detesto

Detesto tus suaves labios aún sabiendo que son prohibidos.
Detesto tu tierna y pícara sonrisa, juro que la detesto porque la siento tan mía.

Tus detestables ocurrencias me roban risas únicas.
¡Todo tú me haces… ¡no sé! Descontrolarme, perderme, olvidar que eres prohibido y solo querer detestarte como nunca.

Y cuando nos amamos, detesto que me hagas tan tuya.
No somos amigos, no somos amantes, no somos nada, pero hacemos de todo.

No me importa que seas prohibido, solo te pido que si nos vamos a detestar, lo hagamos con todo el odio posible; porque amo la manera en que nos detestamos.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s