Escribología

Conexiones

Qué es la paz y la seguridad, cómo se logra que la conciencia se quede encerrada y qué se hace cuando se pierde el control de lo que siente el corazón.

Siempre me consideré una persona fría, desde las manos hasta los sentimientos, de aquellas que hace una larga pausa cuando comienza a sentirse en peligro.

Pero cuando te conocí, las manos comenzaron a entibiarse y el corazón empezó a beber chocolate caliente con un poco de azúcar.

¿Qué son las conexiones? ¿Acaso existe un lazo invisible que nos mantiene unidos? No lo sé y aunque la duda me esté matando, el alma me pide tranquilidad.

Qué tanta seguridad hay en obedecer a la lógica, porque aunque ella diga que nos quedaremos atascados en donde estamos, seguimos respirando y cuando menos lo esperamos, vemos una vela con la que podemos navegar y regresar a casa.

Estándar
Escribología

Ha valido la vida

Recuerdo cuando me llevabas de la mano, me prometiste que nunca estaría solo, fue la primera vez que creí en una promesa, en un abrir y cerrar de ojos estoy en este camino solitario, donde soy invisible para todos.

Ya pasaron dieciocho inviernos desde que sentí el latido de tu corazón con este último abrazo, tomaste mi mano y me hiciste prometer que no me rendiría, pero acá estoy tratando de aferrarme a la orilla del precipicio.

Eras la única persona en la que un niño podía confiar, pero ahora que no estas, no sé cómo poner un pie sobre el otro, quisiera olvidar todo, pero llevo tu recuerdo clavado en mi ansiedad, he rogado a la brisa nocturna que me lleve a donde estas.

Quisiera no recordar esa promesa, que me ata a esta insípida catástrofe, estoy buscando una esperanza, buscando no rendirme, cuando la paciencia tiene una soga en el cuello, esperando que la acompañe a celebrar la libertad.

Todos me inyectan esperanza, en estas venas vacías de vida, cuando estoy por entregarme al vacío, me hace llorar el esfuerzo gastado de todos los que me sostienen, porque no puedo ver lo que ellos ven en mí.

Quiero que cada noche valga la pena, que cada sonrisa fingida me convenza de que aún hay algo, para seguir aferrado a la promesa de no sumergirme en esta piscina de agujas. ¿Cuánto tiempo más? Esto no será para siempre, lo sé. ¿Pero debo seguir postergándolo? Porque cada día que pasa te extraño más.

Cada suspiro se me hace pesado, el cuerpo ya no responde como antes, la mente dejo de funcionar hace mucho, como si la conspiración estuviera siendo un rotundo éxito. Solo quisiera mostrarte que pude llegar hasta acá y que no ha valido la pena, ha valido la vida.

Estándar
Escribología

Amantes

La conciencia siempre te chinga pero siempre será difícil quitar la esperanza que se merecen ese amor.

La conciencia siempre te chinga pero siempre querés conquistar lo imposible; esos besos, ese cuerpo, esos detalles…. Ese corazón.

Tendrás que escribir tu historia sobre una que alguien más venía escribiendo. Y justo en ese momento la conciencia te vuelve a chingar.

La conciencia siempre te chinga pero siempre encontrarás razones para seguir.

Estándar
Escribología

Sociedad de papel

Otro día cualquiera
las pestañas quemadas
y los pensamientos aturdidos,
la nostalgia se ha ido
superándola con creces

Beneméritos placeres
han contagiado de risa
los albores neuronales
que han construido
carreteras finalizadas en precipio

Angustiosa vesania
que lame los suelos celestiales
con sangre putrefacta
que despide olor a hierro
y ganas de venganza

Esta insolencia
satiriza el descontento
con símiles de fortaleza
que se inculca en los ojos
para disimular las lágrimas

Rutinas pegotosas
se abalanzan en el desvarío
que provoca la normalidad
que gobierna su conquista
de los quintetos melodiosos

Vectores que abarrotan
el momento de eyaculación
creatividad potenciada
por la fatiga indomable
y la costumbre maldita

Sentados en el trono
con melodía en la boca
insana resistencia
y mente intranquila
que menosprecia la razón

Rabia circular
estigma discernido
entre la mediocridad
de unas elecciones fingidas
por prestidigitación e ignorancia

Una colectividad sumergida
en agravios independientes
de tierras infértiles
que nos dejan caminando
cojos y sin esperanza.

Sociedad de papel

Estándar