Escribología

Conexiones

Qué es la paz y la seguridad, cómo se logra que la conciencia se quede encerrada y qué se hace cuando se pierde el control de lo que siente el corazón.

Siempre me consideré una persona fría, desde las manos hasta los sentimientos, de aquellas que hace una larga pausa cuando comienza a sentirse en peligro.

Pero cuando te conocí, las manos comenzaron a entibiarse y el corazón empezó a beber chocolate caliente con un poco de azúcar.

¿Qué son las conexiones? ¿Acaso existe un lazo invisible que nos mantiene unidos? No lo sé y aunque la duda me esté matando, el alma me pide tranquilidad.

Qué tanta seguridad hay en obedecer a la lógica, porque aunque ella diga que nos quedaremos atascados en donde estamos, seguimos respirando y cuando menos lo esperamos, vemos una vela con la que podemos navegar y regresar a casa.

Estándar
Escribología

Ha valido la vida

Recuerdo cuando me llevabas de la mano, me prometiste que nunca estaría solo, fue la primera vez que creí en una promesa, en un abrir y cerrar de ojos estoy en este camino solitario, donde soy invisible para todos.

Ya pasaron dieciocho inviernos desde que sentí el latido de tu corazón con este último abrazo, tomaste mi mano y me hiciste prometer que no me rendiría, pero acá estoy tratando de aferrarme a la orilla del precipicio.

Eras la única persona en la que un niño podía confiar, pero ahora que no estas, no sé cómo poner un pie sobre el otro, quisiera olvidar todo, pero llevo tu recuerdo clavado en mi ansiedad, he rogado a la brisa nocturna que me lleve a donde estas.

Quisiera no recordar esa promesa, que me ata a esta insípida catástrofe, estoy buscando una esperanza, buscando no rendirme, cuando la paciencia tiene una soga en el cuello, esperando que la acompañe a celebrar la libertad.

Todos me inyectan esperanza, en estas venas vacías de vida, cuando estoy por entregarme al vacío, me hace llorar el esfuerzo gastado de todos los que me sostienen, porque no puedo ver lo que ellos ven en mí.

Quiero que cada noche valga la pena, que cada sonrisa fingida me convenza de que aún hay algo, para seguir aferrado a la promesa de no sumergirme en esta piscina de agujas. ¿Cuánto tiempo más? Esto no será para siempre, lo sé. ¿Pero debo seguir postergándolo? Porque cada día que pasa te extraño más.

Cada suspiro se me hace pesado, el cuerpo ya no responde como antes, la mente dejo de funcionar hace mucho, como si la conspiración estuviera siendo un rotundo éxito. Solo quisiera mostrarte que pude llegar hasta acá y que no ha valido la pena, ha valido la vida.

Estándar
Escribología

Amantes

La conciencia siempre te chinga pero siempre será difícil quitar la esperanza que se merecen ese amor.

La conciencia siempre te chinga pero siempre querés conquistar lo imposible; esos besos, ese cuerpo, esos detalles…. Ese corazón.

Tendrás que escribir tu historia sobre una que alguien más venía escribiendo. Y justo en ese momento la conciencia te vuelve a chingar.

La conciencia siempre te chinga pero siempre encontrarás razones para seguir.

Estándar
Escribología

Sociedad de papel

Otro día cualquiera
las pestañas quemadas
y los pensamientos aturdidos,
la nostalgia se ha ido
superándola con creces

Beneméritos placeres
han contagiado de risa
los albores neuronales
que han construido
carreteras finalizadas en precipio

Angustiosa vesania
que lame los suelos celestiales
con sangre putrefacta
que despide olor a hierro
y ganas de venganza

Esta insolencia
satiriza el descontento
con símiles de fortaleza
que se inculca en los ojos
para disimular las lágrimas

Rutinas pegotosas
se abalanzan en el desvarío
que provoca la normalidad
que gobierna su conquista
de los quintetos melodiosos

Vectores que abarrotan
el momento de eyaculación
creatividad potenciada
por la fatiga indomable
y la costumbre maldita

Sentados en el trono
con melodía en la boca
insana resistencia
y mente intranquila
que menosprecia la razón

Rabia circular
estigma discernido
entre la mediocridad
de unas elecciones fingidas
por prestidigitación e ignorancia

Una colectividad sumergida
en agravios independientes
de tierras infértiles
que nos dejan caminando
cojos y sin esperanza.

Sociedad de papel

Estándar
Escribología

Espera

Los minutos transcurren, y los segundos se escurren como las palabras en el silencio. Las manecillas del reloj continúan serenas, frías, lúgubres.
El viento amenazador toca las puertas y ventanas, una silueta negra aguarda el momento indicado para entrar.

Voces enajenadas, resuenan entre sollozos que figuran como preludio al desenlace fatídico… Las horas ya no se descubren, y pasa un día y otro o bien ninguno, destruyendo las esperanzas, llevándose todo con el viento de enero…

La silueta ahora revisa su reloj, acomoda su túnica y se pasea esperando el momento, el momento… Cuándo? Cuándo será? Preguntan en silencio atemorizados al resonar de la respuesta fría, muy desoladora…

Un sentimiento inefable se apodera de todos y todas, y su mente comienza a caer en un precipicio obscuro, infinito, el tiempo parece eterno ahora… Las mentes se quieren distraer, pero el silencio las vuelve a traer a la desesperación, a la espera, que se apodera de los espectadores, observadores impotentes vestidos de luto…

La espera desespera, la esperanzas y deseos son vanos, y todo, absolutamente todo, se torna lóbrego… Pronto el fuego hará cenizas, y esas cenizas llevarán parte de muchos corazónes y recuerdos hermosos, que dibujaran un universo majestuoso en las memorias desconsoladas…

El tiempo continúa y un susurro dice:
¿Cuando será?
Entonces reaparece la silueta sombría y entre rechinidos proclama:
Pronto…

Los sollozos suben de volumen y un rechinido proveniente de la silueta calabérica infunde un silencio sepulcral, que hace sentir eternos los segundos… Los cuerpos y mentes, ahora yertos, simplemente aguardan, simplemente esperan…

PL

Estándar
Escribología

De las migajas

“Es más fácil amar los defectos físicos en lugar de los del alma”, decía mi mamá, y después de una pausa tomaba mis manos y añadía: “Pero tú amas los malos caracteres, amas a los testarudos y soberbios, amas lo más profundo del ser…”.

Qué de ciertas siguen siendo esas palabras, porque con los ojos abiertos sigo amando lo oscuro y siempre fue mi pasatiempo favorito llevar los feos lunares al cielo estrellado.

“… no es que termines regalando, dejando u olvidando una parte tuya en vidas ajenas, sino que te la arrebatan. Cada vez eres menos tú y más lo que dejan de ti.

El corazón puede ser noble, pero hija, el alma debe ser fuerte, a veces bondadosa y otras un tanto egoísta.”

Estándar
Escribología

12

No he sido seguidor de tradiciones,
pero aquí estoy,
tratando de creer en algo,
tratando de usar la poca esperanza que me queda.

La primera en mi boca- Que la alegría de esa mujer vuelva a ella.

La segunda, mastico- Que aquel hombre siga progresando, que no se detenga.

La tercera – Que aquella pareja no pierda la ternura de su amor.

La cuarta – Que esas personas encuentren de nuevo el amor.

Quinta, ¡Maldita sea! odio las semillas – Que esos pequeños logren hallar el rumbo.

La sexta – Que ese joven recupere la ilusión, la cordura y la razón.

Septima – Que esas niñas triunfen en la vida, que no pasen penas, que no sientan tanto dolor.

Ocho, ¡No puedo más! – Que esas mujeres encuentren la paz.

Novena – Que ellos aprendan a soltar el pasado.

Decima – Que ellos sigan comprendiendo el significado de la amistad y la lealtad.

Onceava – Que él aparezca antes de que sea tarde.

Doceava – Que nunca sea demasiado tarde para ninguno de nosotros.

Las campanas de las 12 ya suenan, estoy depositando mi ultima gota de fe en esto, solo espero que este año sea mejor que el que paso pero no tan bueno como el que le sigue.

Estándar
Escribología

Improvisemos

Haber… dime lo que hay en tu mente, dime lo que hay en tu corazón.

Se que tienes algo, se que piensas en algo; dime ¿que es?.

De pronto mi corazón lo sabe, quizá mi corazón lo sienta, pero quiero que tu lo digas, quiero leerlo de tus labios.

“”Eres mi armonía, mi plena paz, el sacrilegio de lo incansable entre sudor y vida, eres la faz de los sueños que van tomando forma en el bouke de de mi mirada, eres valles en atardecer, eres plenitud de amanecer, eres apacibilidad en el sueño de un abrazo cálido, lleno, sobrio, sin tapujos ni excusas; entregado a entregarse incondicional. Agridulce como un inexistente lenguaje asiático que cobra sentido con el fuego de las miradas puestas en el aquí y ahora, en él estas, en el sabor de tus dedos rasgando el umbral de una espalda como la constelación de puntos de deseo. AMAR, eso es amarte, es saberte, es descubrirte en una secuencia de planos de libertad captada del cielo, del vehículo en marcha que con una mano apretando la gloria te acaricia hasta donde la atracción lo permita, amar es escucharte, es secar tus lagrimas de realismo y sumergirlas en el idealismo certero de aquel deseo que es inquebrantable con el fragor de mi agitada respiración en tu espalda”

“…Esa es tu morada, nuestra morada; aquella creada de fotogramas ajenos que se hacen propio en el instante de la unión de la esencia comunicada”.

… Cuando dos corazones se aman, es fácil improvisar.

Estándar