Escribología

El sol en invierno

Sombras extrañas se quebrantan ante la agonía del nuevo ser, puro, impuro, nadie puede juzgar que será de aquel ermitaño.

Que esperar cuando la obscuridad invade el alma, corroe como sangre entre tus venas, como sudor inquieto, como lágrimas saladas y amargas.

Entierra, desecha, sepulta y respira…

Encuentra el sentido donde no lo hay, abraza esa pequeña luz que tanto añoras, la luna, el sol y las estrellas, que parecían lejanas, están más cerca de lo que parece.

Nieve en primavera, sol en invierno, encuentra el sentido donde no lo hay, vamos, no hay marchas atrás el verano se aproxima, la luz renace entre las sombras y florece en las cicatrices del alma…

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s