Escribología

Ricina

Ella ofreció como muestra de agradecimiento una flor, ese olor se esparcía por todo el salón,

entró y gritó su nombre, parecía que no existiese nadie con ese nombre,

caminó frente a ella… suspiró profundo, le hacía falta aire,

ella tomó la flor, agradeció el gesto y se fue…

ella sintió como el aire dejó de llegar a sus pulmones y todas sus ilusiones murieron lentamente.

Es normal que nos pase eso cuando andamos por allí, intentado encontrar quién nos repare las piezas rotas, ¡tan difícil es arreglarlas primero!.

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s