Escribología

Lo que importa, o no

Por fin en mucho tiempo había dejado de deshojar margaritas. No tenía que esforzarme por gustarle a alguien, en mostrar o no los tatuajes de mi alma, las heridas y muestras de batalla.

Sin embargo, tú estabas allí… aprobándome en silencio, correspondiendo mis discretas llamadas cada dos minutos, tres horas, cuatro días; abrazando mi tormento y soltándome con dulzura.

No estaba equivocada sobre ti, ni ahora ni antes y esperaba que me hicieras dudar un poco en el futuro. Tú calor era tierra, era luz, era oscuridad.

Me había dado cuenta que importaba quererme, importaba abrazarme, importaba mantenerme e importaba respirarme. Y también importabas tú.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s