Escribología

Historia de una ingratitud

El jardinero sembró una rosa

sintiéndola suya, tierno la abrazó

cuando la encontró muy espinosa

con cada espina entonces arrasó

caminaba por su jardín a gusto

constante abonaba cada linda ilusión

echaba agua, levantaba el busto

y al cielo una estrella en combustión

la rosa de distintos colores se pintaba

hermoso dulce de una tierna dulcería

pétalo a pétalo de color la cambiaba

¿cumpliría su sueño?¿perfecta sería?

la rosa, espinas y colores quería

curvas caprichosas en toda dirección

era inalcanzable su linda tontería

ella nunca aprendería esa lección

se botaba pétalos, se estiraba al viento

él la encerraría en una caja de cristal

no había nunca suficiente escarmiento

quería ser un “algo” no una “cosa tal”

la rosa pétalo a pétalo escapó al horizonte

su corazón permanecería en un tallo

volaría orgullosa con el viento danzante

sin embargo sentiría su expuesto cayo

aquel remanente en la tierra abonada

tierra seca del jardinero apasionado

siempre regada, nunca abandonada

un tallo por siempre aprisionado

en la contemplación del tallo silencioso

el jardinero siempre una lágrima botaría

el tallo imprudente absorbería vicioso

la rosa en la distancia el acto imitaría

más el jardinero ocupado en su tierra triste

ignoraría el origen de tal bala acuosa

pensaría en un escupitajo en su despiste

ella siempre vería la escena tortuosa

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s