Escribología

Me devora

En la cárcel de mis pensamientos, tras estos barrotes mentales…
Me devora

¿Escuchas esa voz?
Si, una y otra y otra vez.

¿Porqué a mí? ¿Algún día dejaré de hacerme esa pregunta?
Aquí estoy, como una sombra que en la oscuridad…
Me devora

Olvidaste apagar el fuego provocarás un incendio, pero, ¿Cómo si ya estoy ardiendo?

Pero que lágrimas tan saladas, si fueran dulces apaciguarían la triste pena.

¿Porqué? ¿Otra vez lo mismo?
No, está vez será diferente…

Mírame, escúchame, piérdete en mi mirada.

Un pasado, Un presente y Un futuro.
No estamos jugando
¿Que pasaría si lo empezamos a disfrutar? Con el dulce llanto de las sirenas.

No me toques, no me digas nada, no me mires…
Me devora

Cual maniquí, cuerpo de plástico, sonrisa de plástico, ¿y las emociones? ¿y los sentimientos?
Se quedaron atrapadas dentro de tanto plástico…
No. Siempre estuvieron ahí pero muy ocultas.

Puedo ver la salida, creo que siempre supe donde estaba, pero tenía miedo… ¿Miedo?
No digas eso que me devora.

Al final respiré, sí así de simple, y me doy cuenta que estoy ardiendo, que mis lágrimas son saladas, que soy de plástico y tengo miedo.

Pero vivo, sí a pesar de todo, me has devorado tantas veces que ya ni siento dolor o simplemente lo oculto, no; Yo soy más fuerte, que al final lo último que podrías hacerme, es devorarme.
G.c.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s