Escribología

Me rompo, pero no estoy rota

¿Cuántos tipos de rupturas hay? Tal vez dos, tres o quizá más…

Esta aquella en la que interfieren las parejas, las relaciones de noviazgo y hasta matrimonio, también en la que se involucran los amigos, cuando por alguna razón el lazo de confianza se rompe y por otra parte aquel amor no correspondido, el que lo hace sentir a uno que está roto.

Y me atrevo a pensar que hay más: las familiares, las de cariño ajeno, cercano y propio, el rompimiento sentimental y el material, y si continúo la lista es eterna.

Pienso en los sentimientos, cuando se es solo el espectador, y recuerdo haber creído que el rompimiento es solo un dolor sentimental, no físico, para nada, porque, ¿eso cómo podría ser?

Pero cuando soy la protagonista sé que no es así. Que el dolor es mucho más fuerte que quitarse la apéndice. El corazón no, no puede quitarse ni se puede acariciar para aliviar el malestar. Es más, ni siquiera hay cicatriz.

¿Hay algo mal conmigo?, ¿debo cambiar para no pasar por este dolor incomprensible?, ¿o tal vez evitar involucrarme con quien o lo que sea para ahorrármelo?

¡Qué cuestionamiento! el que me lee y no ha pasado por esto me tachará de exagerada, pero quienes conocen de cerca del dolor no pueden negar que esto se les ha cruzadp por la cabeza.

Yo nunca he sido muy enamoradiza y por el contrario el caparazón me había funcionado muy bien… pero hay tiempos, tiempos para quitarlo y volverse vulnerable, eso es el amor: vulnerabilidad.

Pero ser vulnerable no solo significa dejarse lastimar o dejarse doler, ser vulnerable también es dejarse llevar y si eso pasa con quien es correcto, no hay temerle a la palabra.

Las rupturas pasan todo el tiempo; yo me rompo cuando mi cuerpo no esta sano, cuando en mi trabajo las cosas no están bien y hasta cuando el bus me deja porque salí tarde.

Me rompo cuando no soy correspondida, cuando mi mejor amiga no nota que estoy lejos porque necesito que ella se interese, cuando no hay confidente en casa y cuando sin querer, a quien quiero me hiere.

Pero no estoy rota, estoy completa… Los trozos no se van, solo se caen y abrir bien los ojos es necesario para encontrarlos y hacer que vuelven a encajar. Me rompo, pero no estoy rota.

Estándar

2 comentarios en “Me rompo, pero no estoy rota

  1. Benjamin Lopez dijo:

    Felicitaciones por abrir y compartir sus emociones, sentimientos y pensamientos. Me encanta la lectura sencilla, amena y fluida. Admiro la facilidad o el don que tiene para escribir, es un talento que la hace destacar. Le deseo éxitos en sus proyectos y continúe escribiendo.

    Me gusta

Responder a POETAS EN LA NOCHE Cancelar respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s