Buzón E

Sálvate y me salvas

Ese día sentados bajo el sol veía literalmente mi piel incendiarse, trate de esconder el terror de descubrir que el hielo en mi interior no sufría ningún cambio a pesar de estar ardiendo; me siento cada vez menos viva.

Te rogué casi llorando que me soltaras la mano, que mi cuerpo estaba muriendo lentamente con el frio que me trasmitías.

Finalmente me mostraste de nuevo tus dientes blancos como copos de nieve que me hipnotizaron, sonreíste casi con placer al verme suplicar.

Quise no haber podido interpretar tu mueca, ojala entendiera mi corazón que es momento de alejarse, que si no reacciona finalmente él también va a desfallecer.

Mientras te observaba casi sin parpadear descubrí que: hace tiempo habías decidido abandonarte hasta que el fin llegara, me volviste a arropar para que sintiera un poco de calor y mis mejillas se sonrojaron un poco, en ese momento descubrí que no tenía escapatoria, que la condena estaba dictada.

Yo también había decidido morir de frío, de miedo o de amor, porque no creo poder escaparme de tus brazos, así que acércate más, entreguémonos un poco de ternura para no sentir tan larga la eternidad que nos espera, o, ¡destrúyeme de una vez!, ¡libérame con la muerte! Aun puedes huir antes de que el frío nos paralice a los dos…… ¡sálvate!,  así me salvarías a mí también.

/Luna

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s