Escribología

Las caras del amor

¿Cuántas caras tiene el amor?, ¡Cuántas caras tiene el amor!

La diferencia, como en esa oración, pueden ser insignificativas a simple vista, pero a profundidad, abismales.

¿Cuántas caras tiene el amor?, si la pregunta me la haces a mí, mi respuesta siempre va a ser que una, sí una.

Una porque el amor no puede ser de dos versiones, no puede serlo porque cuando se ama se ama de una manera: bonito.

Si tuviera dos o tres, dejaría de ser amor, porque este no condiciona, solo ama, quiere, abraza y besa el alma.

Entonces digo, ¡Cuantas caras tiene el amor!, en modo de expresión, de asombro, alegría o quizá ironía.

Porque entonces pienso, el amor tiene caras. Tiene las caras de mamá y papá viéndose, de mi perro cuando me ve llegar a casa, de mi novio al verlo escribir, de mis hermanos al comer helado, de mi maestra de inglés al escucharme hablar fluido.

Entonces, ¿el amor cuántas caras tiene?

Estándar
Escribología

Intercambio de corazón.

Quisiera poder evitarte los dolores del corazón, poder alejarte de todo aquello que te daña, evitar que broten esas lagrimas de tus ojos y quitar la tristeza de tu mirada encantadora.

Poder cambiar tu corazón por el mío, créeme vida mía, tendrías un corazón sin sufrimiento para poder llenarlo de risas, amor y alegrías. Hacerte sentir este inmenso amor que guardo dentro de mi por ti.

Darte todo el amor que tengo guardado para ti, ser fuerte cuando lo necesites, y entregarte mis alegrías para los momentos de tristeza, regalarte mi compañía para los momentos de soledad y desesperación.

Que por fin supieras que por tus ojos me desvivo, que con tu sonrisa me enamoro, que por ti mi corazón se acelera cuando te ve venir, que mis ojos brillan, que por ti suspiro, sueño y me desespero.

Amarte en los momentos en los que ni tú te amas, apaciguar tus enojos y frustraciones con besos y dulzura, reparar los pedazos de ese corazón roto y desesperado. Ser el bálsamo para tus heridas y la cura de tu desamor.

Quisiera poder intercambiar tu corazón por el mío para poder así repararlo amor, pegar las piezas rotas y cuidarte como a tu corazón por que tú eres mi vida y mi alegría.

Tú que me alegras la vida y me sabes a dulzura…

Estándar
Escribología

Mundo perfecto.

Caminó hacia la mesa en donde tenía papel y su máquina de escribir, pensaba elaborar una carta para su hermana menor mientras encendía un cigarro; uno de esos sin filtro, sus favoritos.
Acercó un cenicero antiguo y comenzó a teclear con mucha fuerza: “Hay mucho que quiero contarte, mi empresa es un éxito rotundo por fin he logrado lo que siempre he deseado una casa, un par de carros; mi esposa y mis dos hijos están muy bien ahora”.
Encendió otro cigarro y continuó: “Espero que esta carta llegue muy pronto, no resisto las ganas de hablar con tigo, sabes creo que por fin he logrado la vida perfecta de la que hablábamos
cuando éramos pequeños querida hermana ¡ya quiero verte!”
Una voz de mujer resonó en la casa: ¡Vamos! gritó con gran regocijo. Entonces él escribió de prisa:
“Justo ahora llevaré a mi hermosa familia a pasear, te quiero”. Mientras salía de prisa pensó: que
bobo soy, escribiré todo otra bes mañana.
Lamentablemente el mañana no llegaría, pues todo era un delirio creado por él, nada era real
desde aquel día que sus neuronas se habían convertido en un amasijo de carne, en una maquina
diseñada para matar, en un demonio que lo obligó a asesinar a sangre fría a su familia…
Y rompió en millones de pedazos su pasado, presente y futuro, y aunque en su mente aquel día, su
último día feliz, se repetía, el infierno del manicomio y la verdad lo consumía y provocaba que su aliento, su vida, se apagara muy tortuosa y lentamente…

PL

Estándar
Escribología

Querías

Pensaste saber lo que querías

un sentido de pertenencia

un espacio al cual llamar hogar

raíces para asentar

firmes y robustas

Esa atadura tan segura

tan fuerte y cómoda

que no te dejaba caer

pero tampoco te dejaba volar

Ahí estabas, estática,

pero segura

Un árbol que no tuerce

Un faro que siempre alumbra

Apagaste todas las luces, cada estrella

Pensaste y añoraste con todas tus fuerzas

saber lo que querías

Pero no paraste a escuchar

Los susurros farfullantes

confesando con ternura

un secreto retumbante

un peligro impresionante

Como dulce néctar, la savia

alimentó el fuego interminable

Pero el tronco era fuerte

Solo dura marca fue evidencia

Del castigo que con látigos ardientes

quiso demostrar un alfa, un omega

Y detenerte eternamente

entre sus ojos, entre sus dientes

No era lo que querías

Ciertamente no era lo que querías

Y ahora que te das cuenta

solo queda remediar

esa roca inmovible

en el largo camino a trazar.

Estándar
Escribología

Verbo en pasado

Te extrañé, te extrañé despierta, dormida, triste, alegre, sola, acompañada e incluso estando enamorada.

Juro que extrañé la temperatura de tus manos, la profundidad de tu mirada, la altura de tus sueños y el silencio de tu oídos.

Estoy consciente que extrañé la seguridad de tus palabras, la convicción de tus pies, el enredo de tus pensamientos y también la delicadeza de nuestros ayeres.

¿A caso esto puede ser verdad?, ¿puede extrañarse todo eso de una persona?, era lo único que me pasaba por la cabeza a las dos de la madrugada, cuando mis pies solo querían responder a tu voz.

El insomnio me supo guiar, incluso más que la bíblia, y con los ojos cerrados, aunque no dormidos, y los pensamientos más vivos que cuando la luz alumbra, me dijo que sí, que todo pudo ser verdad.

Y era así, porque el verbo había estado en pasado todo ese tiempo. Yo estaba en el pasado contigo y no acá, de donde me merezco, solo conmigo.

Estándar
Escribología

…Ayer confirme que estoy loca

Ayer confirme que estoy loca,
Locamente enamorada de ti.

Lo confirme al ver tus hermosos ojos verdes que me miraban fijamente y me decían “ámame
Lo confirme cuando tu amor le gano al orgullo y solo pude llorar de ternura al sentirme completamente valorada por ti.

¡Ayer confirme que este sentimiento es libre! Porque así te quiero: LIBRE.

Libre con tus sueños, con tus ideales, tus gustos, tus planes,
Libre al amarme.
…Ayer confirme que estoy loca

Y que junto a ti mi locura se encuentra con tu amor.

Estándar
Escribología

El gato

hacia fuera miran sus ojos cristalinos

en sus ojos se reflejan sus deseos

no basta mirar así a sus vecinos

entre líos, abrazos, entre forcejeos

de telas cubiertas las ventanas

el aire manda sus saludos sutiles

de lejos trae mensajes y aromas

y por un segundo les vive legibles

¿qué nuevo mensaje traen las cortinas?

¿que saben de lo que pasa allá afuera?

aqui vive en estas cómodas ruinas

cada regalo inmerecido solo exaspera

maulla, si maulla…que el viento le lleve

aquí acariciará una colcha suave y olorosa

aquí acariciará la realidad pero en leve

Pero afuera, la realidad de relieve rebosa

dudar de su existencia es manjar diario

no comprende si todavía tiene el mismo nombre

en lo vano, en el rico consuetudinario

su abrigo, su soledad y su constante falta de hambre

existe un gato con ojos de cristal

en sus ojos guarda el universo

pero su realidad no es celestial

y lo desglosa asi verso por verso

Estándar