Escribología

Mundo perfecto.

Caminó hacia la mesa en donde tenía papel y su máquina de escribir, pensaba elaborar una carta para su hermana menor mientras encendía un cigarro; uno de esos sin filtro, sus favoritos.
Acercó un cenicero antiguo y comenzó a teclear con mucha fuerza: “Hay mucho que quiero contarte, mi empresa es un éxito rotundo por fin he logrado lo que siempre he deseado una casa, un par de carros; mi esposa y mis dos hijos están muy bien ahora”.
Encendió otro cigarro y continuó: “Espero que esta carta llegue muy pronto, no resisto las ganas de hablar con tigo, sabes creo que por fin he logrado la vida perfecta de la que hablábamos
cuando éramos pequeños querida hermana ¡ya quiero verte!”
Una voz de mujer resonó en la casa: ¡Vamos! gritó con gran regocijo. Entonces él escribió de prisa:
“Justo ahora llevaré a mi hermosa familia a pasear, te quiero”. Mientras salía de prisa pensó: que
bobo soy, escribiré todo otra bes mañana.
Lamentablemente el mañana no llegaría, pues todo era un delirio creado por él, nada era real
desde aquel día que sus neuronas se habían convertido en un amasijo de carne, en una maquina
diseñada para matar, en un demonio que lo obligó a asesinar a sangre fría a su familia…
Y rompió en millones de pedazos su pasado, presente y futuro, y aunque en su mente aquel día, su
último día feliz, se repetía, el infierno del manicomio y la verdad lo consumía y provocaba que su aliento, su vida, se apagara muy tortuosa y lentamente…

PL

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s