Escribología

Querías

Pensaste saber lo que querías

un sentido de pertenencia

un espacio al cual llamar hogar

raíces para asentar

firmes y robustas

Esa atadura tan segura

tan fuerte y cómoda

que no te dejaba caer

pero tampoco te dejaba volar

Ahí estabas, estática,

pero segura

Un árbol que no tuerce

Un faro que siempre alumbra

Apagaste todas las luces, cada estrella

Pensaste y añoraste con todas tus fuerzas

saber lo que querías

Pero no paraste a escuchar

Los susurros farfullantes

confesando con ternura

un secreto retumbante

un peligro impresionante

Como dulce néctar, la savia

alimentó el fuego interminable

Pero el tronco era fuerte

Solo dura marca fue evidencia

Del castigo que con látigos ardientes

quiso demostrar un alfa, un omega

Y detenerte eternamente

entre sus ojos, entre sus dientes

No era lo que querías

Ciertamente no era lo que querías

Y ahora que te das cuenta

solo queda remediar

esa roca inmovible

en el largo camino a trazar.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s