Escribología

“Le puse nombre y personalidad”

Después de años de vida compartidos, no sentí más que un corazón lleno.

Los primeros días, estaba lleno de dolor, recuerdos y metas frustradas, de las que aseguraste íbamos a cumplir juntos.

Los meses pasaron y aunque todos dijeron que iba a sentir un gran vacío, no pasó y todo ese dolor que me había habitado se convirtió en odio y repudio.

En ese momento desee que la gente tuviera razón y lograra sentirme vacía, porque cargar con dolor y odio al mismo tiempo, no era humano.

El dolor disminuyó y el odio se largó. Me llené de paz interior y de perdón, aunque nadie me lo pidió.

“El tiempo te hará sanar”, rezaban a mi alrededor. Era como un viejo proverbio, que nadie entendía, pero todos repetían.

Y yo todo lo que podía pensar era “cuánta falsedad”. Con el paso, el tiempo me apremió, me dio la razón. Era falso.

Él no me haría sanar, yo sí. Mi corazón nunca estuvo vacío, porque después del dolor, desengaño y odio, llegó la paz.

Ella entró triunfante, fuerte, empoderada. La imaginé con brillos dorados, le puse rostro y personalidad.

El nombre era el mío y ahora ya no era débil, ni tímida con sus sentimientos, sino fuerte, feliz y dispuesta a terminar de llenarse con bienestar, amor y nuevas ilusiones.

Estándar
Escribología

Muñeco plastico

Todo comenzó en una noche fría, repleta de sonidos tenebrosos que se desplazaban con el viento, una de esas noches donde la tormenta electrica hace eternas las horas, donde la imaginación infinita te traiciona y hace delirar.

En una de esas noches nuestro personaje, un muñeco de plástico con una sonrisa dibujada, permanecía acostado en su casa de mentiras, pensando en su vida de juguete, deseando cumplir sus sueños de cristal.

mientras se sonreía por las pesadillas que le habían dado en forma de dulces, y por que tenía la risa dibujada, escuchó que tocaban su puerta y que una voz infernal lo llamaba desde afuera.

Entonces contuvo el aliento y escuchó detenidamente, pero los sonidos se repitieron con fuerza y desesperación… Con miedo fue a la puerta y abrió lentamente, para echar un vistazo, su sorpresa fue verse parado en la obscuridad, no comprendía que era esa figura de carne que se parecía a él.

Analizó un momento, se quedó quieto, petrificado, con mucho miedo, pero en el mismo momento que un relámpago iluminaba la calle falsa, comprendió que su vida no era real, que nunca buscó o hizo nada, qe sus cosas eran de papel, qe su vida era desechable… Pero también entendió que no era tan tarde, que todo había cambiado y que nada sería igual…

PL

Estándar
Escribología

Una copa de vida

Me preguntó, primero a susurros con miedo a recibir un no, si le aceptaba una copa de vino en la vieja librería del barrio.

Acepté, tal como hubiera aceptado un vals en medio de la nada.

Y sin imaginarlo, al terminar de sonar la primera pieza, le invité a una segunda copa, pero no de vino, sino de vida.

Estándar
Escribología

Delirio #4

Hoy desperté pensando en todo,
Soñando con nada,
Divujando palabras con lodo,
Caminando con las ideas atadas.

Desperté tratando de llegar al horizonte,
Con ganas de enterrar lo malo bajo el monte,
Destruir lo que nos atormenta,
atacar el infierno que nos enfrenta.

Quisiera decir tantas palabras,
Quisiera, tanto quisiera,
Contra los políticos de mierda no sentir cólera,
Solo sueño que un día desaparescan las cosas malas.
Construir una Nueva era.

PL

Estándar
Escribología

Lunáticas

Somos parte de la luna, mujeres con ciclo lunar.

Nuestra vida es transición Pasamos de luna llena a encontrarnos en cuarto creciente, otras en cuarto menguante.

Mujeres lunáticas, somos luminosas y resplandecientes.

En nuestro transcurso galáctico nos alineamos con otros seres cósmicos, con el poder de eclipsar.

Nunca nos detenemos, danzamos sin miedo a la gravedad, rompemos hasta la calma del mar.

Así somos, lunáticas.

Estándar