Escribología

No sé qué hacer

Prometiste quedarte hasta que nuestros huesos se cansaran de levantarse, hasta que nuestras voces dejaran de intentar hacerse escuchar.

El tiempo pasa lentamente y yo voy detrás de él, aún más despacio. En silencio, con el corazón pegando a gritos que lo consuele y vuelva a tus brazos.

Mis manos no encuentran dirección, porque buscan tu rostro y me reclaman alejarlas de ti está noche. Mis labios se niegan a pronunciar que no te necesito y por el contrario, están aferrados a deletrear que te aman.

Mi cabeza es un relajo, un enredo de ilusiones e intenciones; mi lengua no se sabe controlar y aunque le ordeno repetir que estoy bien sin ti, ella me contradice diciendo que necesito que vuelvas.

Dime, ¿cómo le hago entender a mis sentidos y cuerpo que no estás?, que no estás y que la decisión es tuya, aunque no por palabras sino por acciones…

Me estás faltando y fallando, y no sé qué hacer.

No sé qué hacer con mis piernas que extrañan tu contacto, ni qué hacer con mis ojos que son tercos en buscarte…

Ayúdame, porque en verdad, no sé qué hacer.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s